FÁBULA DEL ERIZO

Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.


Los erizos dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos. De esa manera se  abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Decidieron alejarse unos de otros, huyendo de las heridas,  y empezaron a morir congelados.


Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o  desaparecían de la Tierra. 

Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con un compañero muy cercano puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro.


Y, de esa forma, pudieron sobrevivir.


Moraleja:
La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con  los defectos de los demás y  admirar sus cualidades.

(Autor desconocido)


LOS OJOS INFINITOS DE LA LUZ. Poema Sufí



Uno, uno, uno


Las lámparas son diferentes;
no obstante, la Luz es la misma.
Cuántos focos deslumbrantes
en el puesto moribundo de las lámparas del intelecto;
olvídate de ellos.
Concéntrate en la esencia,
concéntrate en la luz.

Pura y alegre, deshaciéndose lentamente
de su propio fuego sagrado,
la Luz apunta hacia ti de todas las cosas,
de todas las personas,
de todos los cambios posibles de bueno, malo,
pensamiento, pasión.
Las lámparas son diferentes;
no obstante, la luz es la misma.

Una sustancia, una energía,
una luz, una mente luminosa
emanando de todas las cosas eternamente.
Un diamante ardiente y cambiante
uno, uno, uno.


Detente, ábrete, entrégate
al amado silencio ciego.
Quédate ahí hasta que veas
que estás contemplando la Luz
con sus ojos infinitos.
Divan-e Shams-e Tabriz-i


Fuente: Lecturas Advaita


EL DELANTAL DE LA ABUELA

Lita Gómez 

¿Te acuerdas del delantal de la abuela? La principal función del delantal de la abuela era proteger el vestido que estaba debajo, pero además servía de agarradera para retirar la sartén más que caliente del fuego. 


Era una maravilla secando las lágrimas de los niños y, en ciertas ocasiones, limpiando sus caritas sucias.

El delantal servía para transportar desde el gallinero los huevos, los pollitos que necesitaban terapia intensiva y, a veces, los huevos golpeados que terminaban en la hornilla.

Cuando llegaban visitas, el delantal de la abuela servía de refugio a los niños tímidos y, cuando hacía frío, la abuela se envolvía los brazos en él.



Aquel viejo delantal, agitado sobre el fuego, oficiaba de fuelle. Y él era el que cargaba con las papas y la leña hasta la cocina.


Servía también de canasto para llevar las verduras desde la huerta.


Después de usarse en la cosecha de las avejas, le tocaba el turno con los repollos. 


Con él se recogían los frutos que caían de los árboles al terminar el verano.

Cuando alguien llegaba inesperadamente, era sorprendente la rapidez con que el viejo delantal podía sacar el polvo de los muebles.

Cuando se acercaba la hora de comer, la abuela salía a la puerta y agitaba el delantal, y entonces los hombres que estaban en los campos comprendían de inmediato que el almuerzo estaba listo.



La abuela también lo usaba para colocar en la ventana la torta recién sacada del horno, para que se enfriara.


Pasarán largos años antes de que alguien invente un objeto que pueda reemplazar aquel viejo delantal que tantas funciones cumplía…



Aunque quizás ya no hay abuelas que...

...tengan que proteger el vestido, dado que hoy tenemos muchos y una maquina que nos lo lave


...las agarraderas de la sartenes ya no queman.
...nuestros hijos ya no lloran como los de antes y sus carítas sucias las lavamos con unas toallitas con crema .
...ya no tenemos gallinero en casa , ni pollitos, ni terapia para ellos.
…nuestros hijos ya no son tímidos
...ni necesitamos un delantal para el frió porque tenemos mangas
...y no avivamos el fuego porque solo necesitamos un botón para hacerlo
...las patatas vienen en saco de malla
...la leña de la chimenea no la trae ese chico tan simpático
...y la verdura viene en tarros
...no podemos recoger el fruto de los árboles, porque el árbol mas cercano ... no se ni dónde queda
...tenemos un producto y unas bayetas ecológicas que repelen el polvo
...no tenemos que agitarlo para llamar a comer a nuestros hombres, porque usamos el móvil

...Actualmente, por el contrario, la nieta coloca la torta en el mismo lugar, pero para que se descongele.

Quizás no echemos de menos los delantares de la abuela (me compre uno hace poco y lo tengo colgado en la cocina)…, pero sí a aquellas abuelas que eran capaces de hacer todo esto por nosotros, (a ellas las llevo colgadas en el corazón).

Fuente: Duendeadictos

Vuelvo a mi respiración, vuelvo a estar vivo


“…A medida que el practicante irrumpe una y otra vez al flujo del pensamiento discursivo y vuelve a estar presente en su respiración o su actividad cotidiana, doma gradualmente el tumulto mental, comienza a ver el tumulto como tal y a tenerle paciencia, en vez de extraviarse automáticamente en él”. (Francisco Varela, De Cuerpo Presente)



Practicar la atención plena es una invitación a volver al momento presente, sea lo que sea que esté ocurriendo, con una actitud de aceptación y curiosidad. Hago una pausa en mi rutina, me detengo y observo lo que esté ocurriendo en el momento presente, estando atento también al modo en que estoy observando.

Basta con volver a la respiración y a las sensaciones corporales de este instante, ¿Cómo estoy respirando? ¿Qué están capturando mis sentidos?


Práctica:

Tómate un instante para respirar con atención

Inhalando, soy consciente que estoy inhalando…
Exhalando, soy consciente que estoy exhalando…

Al Inhalar, soy consciente del flujo de mi respiración
Al Exhalar, suelto cualquier tensión innecesaria

Inhalo sin forzar la respiración
Al exhalar sonrío.

EL AMOR


Entonces dijo Almitra:  Háblanos del Amor,
Y él alzó la cabeza y miró a la multitud, y un silenció cayó sobre todos, y con fuerte voz dijo él:

Cuando el amor os llame, seguidle, aunque sus caminos sean duros y escarpados.
Y cuando sus alas os envuelvan, ceded a él, aunque la espada oculta en su plumaje pueda heridos.
Y cuando os hable, creed en él, aunque su voz pueda desbaratar vuestros sueños como el viento del norte asola vuestros jardines.

Porque así como el amor os corona, debe crucificaros.
Así como os agranda, también os poda.
Así como se eleva hasta vuestras copas y acaricia vuestras más frágiles ramas que tiemblan al sol, también penetrará hasta vuestras raíces y las sacudirá de su arraigo a la tierra.

Como gavillas de trigo, se os lleva.
Os apalea para desnudaros.
Os trilla para libraros de vuestra paja.
Os muele hasta dejaros blancos.
Os amasa hasta que seáis ágiles, y luego os entrega a su fuego sagrado, y os transforma en pan sagrado para el festín de Dios.

Todas estas cosas hará el amor por vosotros para que podáis conocer los secretos de vuestro corazón, y con este conocimiento os convirtáis en un fragmento del corazón de la Vida.

Pero si en vuestro temor sólo buscáis la paz del amor y el placer del amor, entonces más vale que cubráis vuestra desnudez y salgáis de la era del amor, para que entréis en el mundo sin estaciones, donde reiréis, pero no todas vuestras risas, y lloraréis, pero no todas vuestras lágrimas.

El amor sólo da de sí y nada recibe sino de sí mismo.
El amor no posee, y no quiere ser poseído.
Porque al amor le basta con el amor.

Cuando améis no debéis decir "Dios está en mi corazón", sino más bien "estoy en el corazón de Dios".

Y no penséis que podéis dirigir el curso del amor, porque el amor, si os halla dignos, dirigirá él vuestros corazones.

El amor no tiene más deseo que el de alcanzar su plenitud.
Pero si amáis y habéis de tener deseos, que sean estos:

De diluiros en el amor y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.

De conocer el dolor de sentir demasiada ternura.

De ser herido por la comprensión que se tiene del amor.

De sangrar de buena gana y alegremente.

De despertarse al alba con un corazón alado y dar gracias por otra jornada de amor;

De descansar al mediodía y meditar sobre el éxtasis del amor;

De volver a casa al crepúsculo con gratitud,

Y luego dormirse con una plegaria en el corazón para el bien amado, y con un canto de alabanza en los labios.

Gibran Kalil Gibran  en "El Profeta"

ORDENAR MI PATIO INTERIOR


Después de largas desazones, enfrentamientos, tensiones y malos ratos, reflexioné y comprendí que debía cambiar.
Comencé a ordenar: Mi patio Interior.


Comprendí que debía quererme de veras, valorarme más y di una giro a mi vida.
Después de relajarme palpé lo que es La Autoestima


Y así comprendí que mis angustias y sufrimientos surgían de mis contradicciones.
Y traté de vivir con Autenticidad

Cuando me amé de veras, supe que mi vida no es tan anodina, pues las tensiones y todo lo que me sucede me ayuda a crecer.
Y deseé la Madurez

Con una nueva sensibilidad, sentí lo que ofende a los demás, las presiones que ejerzo para lograr mis deseos inoportunos.
Y aprendí a Respetar

Y como de verdad me quería, comencé a buscar lo saludable, erradicando de mi vida cualquier situación, persona o cosa que me alejase de una vida sana...
Al principio creí que era egoísmo.
Hoy se que es Responsabilidad.

Y abandoné las prisas, me libré de los grandes proyectos de futuro. Hago lo que creo justo y correcto, sin agobios, a mi propio ritmo.
Camino por la senda de la Simplicidad

Cuando me quise de veras, comprendí mis propias limitaciones, desistí de tener siempre la razón y empecé a equivocarme menos.
Poco a poco voy descubriendo la Humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de revivir continuamente al pasado y agobiarme con el futuro.
Viviendo cada día con intensidad, me siento en Plenitud.

Cuando me amé de verdad, percibí que la mente puede atormentarme y dominarme, pero al colocarla al servicio del corazón, resultó ser mi mejor aliada.
Así aprendí a Vivir en Equilibrio.

"No tengamos reparo en revisar nuestra vida, ordenar nuestro patio interior, aunque provoque desgarros ..."

Cuando las galaxias chocan ... del caos nacen las estrellas.

(Autor desconocido)

LA NATURALEZA DE LA MENTE


Nuestro propio pensamiento es nuestro mundo.

Una persona se convierte
en lo que piensa.
Ése es el misterio eterno.
Si la mente mora dentro
del Ser supremo,
disfrutamos de la felicidad eterna.

MAITRI UPÁNISHAD


Hay un gran obstáculo que nos impide conocer al Ser y ese obstáculo es la mente. La mente oculta al Ser y nos lo esconde. Nos hace sentir que Dios está lejos y que la felicidad se debe encontrar en el exterior. Sin embargo, la misma mente que nos separa del Ser, también nos ayuda a reunirnos con Él. 
Por eso los antiguos sabios, que eran verdaderos psicólogos, dedujeron que la mente es la fuente tanto de la esclavitud, como de la liberación; la fuente del dolor y la alegría, nuestro peor enemigo, así como nuestro mejor amigo. Por lo tanto, si hay algo que vale la pena conocer en este mundo, es la mente.


¿Cuál es la naturaleza de la mente? 
La mente no es una sustancia material ni un objeto, sino un latido de la luminosidad del Ser. La mente no es más que una forma contraída de la Conciencia, la misma Conciencia que ha creado el universo.
El Pratyabhijnáhridayam dice: "Cuando Chiti, la Conciencia universal, desciende de su elevado estado de Conciencia pura, se convierte en chitta, la mente". 
La naturaleza de la Conciencia es crear y, aun cuando se limita a sí misma para convertirse en la mente, no pierde su verdadera naturaleza. Así como la Conciencia universal crea infinitos universos en el mundo exterior, cuando se contrae para convertirse en la mente, crea infinitos universos en el interior.

La mente nunca dejará de existir, aunque sus características puedan cambiar. Cuando la mente se vuelve hacia fuera y se mueve entre los objetos externos, se contrae. Las impurezas la cubren y se vuelve mundana. En el estado de iluminación, disminuye la tendencia de la mente a volverse hacia el exterior. En vez de ir hacia fuera, la mente se vuelve hacia dentro. Cuando se dirige hacia fuera y anda entre los objetos mundanos, toma la forma de esos objetos. De la misma manera cuando se vuelve hacia el interior, se funde con el Ser y toma la forma del Ser. La iluminación no es más que la fusión de la mente en el Ser. En las escrituras, a ese estado se le llama la muerte de la mente, pero en realidad la mente no muere. Se disuelve en el Ser y se hace una con él. 
La cualidad esencial de la mente sigue existiendo, pero es distinta de la Conciencia. Mientras el cuerpo humano continúe existiendo y tengamos que vivir en este mundo, la mente nos ayudará a llevar a cabo nuestras funciones mundanas. Sin embargo, en el estado de iluminación, su naturaleza es distinta. No funciona sólo como mente, funciona con todo el poder de la Conciencia. Se estabiliza y se libra de pensamientos, se aquieta. 
La infelicidad no es más que la red de los pensamientos y cuando los trascendemos, disfrutamos de la dicha suprema.



"¿A DÓNDE VAS?
Una guía para el viaje espiritual"
Swami Muktananda

LA CAUSA DE TODAS LAS ENFERMEDADES

"Que el alimento sea tu medicina. Que tu mecicina sea el alimento" (Hipócrates)



La importancia del oxígeno y de los alimentos alcalinizantes. 

"La lucha de la vida es en contra de la retención de accido. El envejecimiento, la falta de energía, el mal genio y los dolores de cabeza, enfermedades del corazón, alergias, urticarias, eccemas y arteriosclerosis no son más que la acumulación de ácidos" Dr. Mencken


Nuestra alimentación media es antifisiológica,  accidifica nuestro organismo.
   "La falta de oxigeno y la accidosis son las dos caras de una misma moneda; cuando usted tiene una, tiene la otra. Las sustancias ácidas rechazan el oxígeno, las sustancias alcalinas atraen el oxígeno" Dr. OttoWarburg 


Cuales son los alimentos basura, accidificantes ?
Cuales son los alimentos sanos, alcalinizantes ?


LA CURACION. Cuento de Tradición Zen


Cuenta una antigua historia que, una vez, un noble pensador, de una época y tierra muy lejanas, preguntó a su médico que pertenecía a una familia de tradición de sanadores, desde hacia muchos años, cuál de todos ellos era el mejor en el arte de conservar la vida del cuerpo, de la mente y del espíritu.

El médico, cuya reputación ya era muy grande y que se había llegado a convertir en sinónimo de ciencia y sabiduría en todo el país,  después de reflexionar un buen rato, le contestó:

Mi hermano mayor se inspira en los movimientos de la naturaleza y del cielo, respira el aire puro, inhala la fuerza del espíritu que transmite, a través del complejo entramado de sus células, a todo el que se le acerca. Transita por el camino de en medio, vive en una casa pequeña en la montaña cultivando su jardín  y habla poco. El puede ver el espíritu de las personas, ve donde aparecerá la enfermedad y puede eliminarlo antes de que tome forma.
Puede ver la proximidad de la muerte de su paciente, momento en el que ofrece su máximo consuelo lleno de amor y dulzura…, de manera que su reputación siempre será desconocida e ignorada y no alcanza más allá de las briznas de hierba al borde de la puerta de su casa.
Su ser pertenece a Mushin, al espíritu de todas las cosas, es la persona mas desinteresada que he conocido.

Le sigue mi hermana Hannai, una mujer alegre y llena de vitalidad. Cura la enfermedad cuando todavía es muy leve, justo cuando aparecen los primeros síntomas, recorre el país sin cansancio, llevando plantas curativas y compuestos que ella misma prepara, ofreciéndolas, en regalo, a las familias, por lo que su reputación no alcanza mas allá del vecindario. Es mas conocida por los niños que ríen con ella que por los mayores.
Su ser está creado en la inocencia y la modestia, con la pureza de los sabios antepasados. Se conecta con la vida y con el vivir de cada día, todo para ofrecer esperanza y vitalidad. Sabe de la inmortalidad y de la esencia. Aprueba la muerte como ejercicio de paz y merecimiento de buena conducta. Su ser pertenece a la gota de rocío sobre una rosa, tal es su finura y dedicación.

En cuanto a mi -dijo con una sonrisa- llevo cuarenta años ejerciendo la medicina mas básica, la que atañe a la enfermedad ya localizada cuando queda poco por hacer. Perforo venas, receto pociones complejas, hago masajes en todo el cuerpo, trabajo durante meses con las agujas, de manera que, de vez en cuando, mi nombre llega a los oídos de los nobles.
Soy, simplemente, un trabajador urbano.

TRATARME BIEN



“La inteligencia y el conocimiento no te ayudarán a cambiar tu energía habitual, lo único que puede ayudarte es la práctica de reconocerla, abrazarla y transformarla. 
Si logras abrazar tu energía habitual con la energía de ser consciente, estarás a salvo y no volverás a cometer el mismo error” (Thich Nhat Hanh)

“La paz que ha de hallarse dentro de uno se encuentra en el mismo lugar en el que se ubican la agitación y el sufrimiento. 
No ha de hallarse en el bosque ni en la cima de la colina, ni es otorgada por un maestro. 
Donde usted experimenta sufrimiento puede encontrar la emancipación del sufrimiento. 
En realidad, tratar de escapar del sufrimiento es, de hecho, correr hacia él” (Ajahn Chah)


Reflexión:
Tratarme bien, ser gentil con uno mismo suena tan sencillo, resulta tan evidente su importancia, es una actitud tan determinante para el propio bienestar y de quienes nos rodean, y sin embargo, a pesar de su simpleza no resulta nada fácil de practicar.

Las exigencias y el estrés en el mundo moderno se traducen también en autoexigencia, en un sentido crítico y enjuiciador hacia nosotros mismos; además, en el camino de nuestras vidas vamos experimentando sufrimientos, pérdidas y decepciones que nos ponen a prueba, en muchos de esos momentos de dificultad aprendemos a ser severos y autocríticos con nosotros mismo, pudiendo llegar a ser incluso violentos: “¡Qué estúpido soy!, hasta cuando”, o “¿Por qué me pasan estas cosas a mi?” o “No soy digno que me quieran”, pueden ser algunas de las expresiones que usamos con nosotros mismos. Sin darnos cuenta, podemos haber establecido un modo dañino de relacionarnos con nosotros mismos.

Las prácticas de atención plena son una oportunidad para observar en modo en que me estoy relacionando conmigo mismo. ¿Qué frases o ideas me estoy repitiendo continuamente? Con mis acciones y hábitos ¿Qué emociones estoy cultivando? ¿Cómo me estoy tratando?

Tratarme bien, ser amable y comprensivo con uno mismo es una actitud que podemos decidir cultivar, y es una alternativa especialmente relevante de practicar en momento de dificultad, cuando emerge nuestro crítico más severo, nosotros mismos, haciendo que el sufrimiento también aumente.

Ser amables y comprensivos con nosotros mismos no es sinónimo de autoindulgencia o de estar centrados en nosotros mismos. Ser amables con nosotros mismos nace de reconocer nuestra humanidad compartida, al ser conscientes de nuestra vulnerabilidad y ser respetuosos con ella, aparece la necesidad de tratarnos igual de bien que aquellos a los que más apreciamos, es decir, reconocer que no somos ni superiores ni inferiores a nadie, sino semejantes, formamos parte de la humanidad y de la vida entera.

Hoy existe mucha evidencia científica de los beneficios de la gentileza y compasión con uno mismo. Las personas que se tratan bien a sí mismas tienen también un mayor bienestar, poseen una menor ansiedad, depresión, enfado y una mayor inteligencia emocional.

Ser críticos y enjuiciadores de nosotros mismos hace más probable también que adoptemos esas mismas actitudes con quienes nos rodean, nos demos cuenta o no de ello. De modo similar, cultivar el ser gentiles y compasivos con nosotros mismos nos abre las puertas a tener esa misma actitud hacia quienes nos rodean, repercutiendo favorablemente en nuestras relaciones interpersonales. Observar con gentileza nuestros errores y dificultades permite abrir un espacio para empatizar con quienes están a nuestro alrededor. Una respuesta compasiva con nosotros mismos nos ayudará a responder al sufrimiento emocional de otros con bondad, en vez de con crítica o culpa.

Práctica:

Utilizando la metáfora del jardinero expresada por el monje Vietnamita Thich Nhat Hanh, la práctica que les proponemos consiste en hacer presente aquellos aspectos que nos nutren, nos revitalizan. En la metáfora del jardinero esto se realiza regando las semillas de bienestar en nosotros mismos, y sólo nos tomará un par de minutos.

Puedes sentarte un momento y traer tu atención gentilmente a tu momento presente…prestando atención a tu respiración y a las sensaciones corporales de este instante… Mantente unos segundos respirando…

Luego, puedes hacer presente los aspectos que te nutren y vitalizan hoy, y puedes verlos como semillas que puedes regar en ti mismo o en ti misma… puedes permitirte sentir las sensaciones de natural descanso, alegría, serenidad, bienestar, o lo que sea que surja, sin hacer ningún esfuerzo en especial… o simplemente puedes sentir la natural estabilidad y ritmo de la respiración.

Permítete por un momento prestarle atención a esos aspectos que se vuelven presente en ti mismo, permítete regar con la energía de tu atención aquello que aprecias y que ya posees…

Manteniendo atención a lo que surja, ahora podrías reconocer algunas acciones hábiles, que estén dentro de tu influencia realizar y que te permitan regar estas semillas de bienestar. ¿Qué pequeña acción podría ser significativa para incrementar tu bienestar? Puedes incluir hacer o dejar de hacer algunas actividades que generen bienestar en ti y a quienes te rodean, ¿Cuál sería el primer paso? Si gustas podrías escribirlo y luego poner manos a la obra…

Para concluir, permite sentir algunas respiraciones, apreciando el milagro de estar vivo, en el lugar en el que estás, quizás agradeciéndote el haberte regalado esta Pausa de atención.

¡Buena práctica!


LA NUEVA TIERRA

Eckhart Tolle


Todas las utopías tienen en su centro una de las principales disfunciones estructurales de la vieja conciencia: aspirar a la salvación en el futuro. La única forma como el futuro puede existir es en forma de pensamiento, de tal manera que cuando proyectamos la salvación hacia el futuro lo que hacemos realmente es buscarla en la mente. Permanecemos atrapados en la forma, y eso es ego.


"Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra", escribió un profeta de la Biblia. Los cimientos de la nueva tierra están en el nuevo cielo, en el despertar de la conciencia. La tierra (la realidad externa) es solamente el reflejo externo de ese cielo. El surgimiento del nuevo cielo y, con él, de la nueva tierra, no son unos sucesos liberadores que hayan de suceder en un futuro. 

Nada nos habrá de liberar porque la libertad está solamente en el momento presente. Ese reconocimiento es el despertar. El despertar como un suceso futuro carece de significado porque despertar es reconocer la Presencia. 

Así, el nuevo cielo, el despertar de la conciencia, no es un estado futuro al cual aspiramos llegar. 

El nuevo cielo y la nueva tierra están emergiendo dentro de nosotros en este momento y, si no es así, entonces no son más que un pensamiento.

EL PORTAL DEL 11/11/11

















Algo de lo mucho que se dice y escribe  acerca del   11/11/11:

Sobre el 11:11
Alrededor del mundo, desde hace muchos años, los números 11:11 se le han estado apareciendo a la gente misteriosamente. La visión del 11:11, que a menudo aparece en los relojes digitales, tiende a ocurrir en momentos de elevada conciencia, produciendo un intenso efecto en las personas involucradas. Esto causa una reactivación de nuestro banco de memoria celular. Hay una movilización profunda, un asomo de remembranza de algo largamente olvidado. La aparición del 11:11 es también una importante confirmación de que estamos en el camino correcto, alineados con nuestra verdad más elevada. El 11:11 es un punto de inserción de la Realidad Mayor en el momento presente. Cuando esto sucede, es el momento de parar todo lo que estés haciendo y concentrarte en tu interior. La transmisión está preparada. La aparición del 11:11 es siempre un acto de Intervención Divina diciéndote que es el momento de mirar alrededor y ver lo que está sucediendo realmente. Es el momento de atravesar los velos de la ilusión que nos mantienen en un mundo irreal.

Sobre los Portales
Los Portales son cilindros de luz que se activan en un determinado momento. Permiten el ingreso de nuevas informaciones a la Tierra. Estas informaciones llegan en forma de códigos de luz provenientes del Sol Central de la Galaxia. Podemos utilizar esta energía de mayor vibración para la evolución de la humanidad hacia la Quinta Dimensión de Luz.
El Portal 11:11 es el puente entre la dualidad y la Unicidad. Es decir, una zona de transición entre dos espirales de evolución muy diferentes: la dualidad y la unicidad. Cuando estas espirales se superponen y coinciden se produce un gran impulso evolutivo para la transformación de la raza.
En esos momentos se incrementa intensamente la energía galáctica en el planeta. Muchos grupos espirituales se reúnen en diferentes partes del planeta para recibir, anclar y expandir la nueva conciencia. Luego, estos efectos se terminan de instalar en la conciencia colectiva en un período de 3 a 5 años.

Los Portales se atraviesan cuando el ser está preparado para recibir la poderosa luz a través de sus cuerpos. Estos portales no se atraviesan con la mente, el conocimiento o el ego, se atraviesan cuando estamos alineados en nuestro cuerpo de Luz y resonamos en integridad, es decir, cuando nuestro ser está alineado con su Propósito de vida, cuando dejamos las especulaciones y los intereses personales, cuando SENTIMOS el llamado de la galaxia que nos invita a regresar a casa….

Sobre la Ascensión
La Ascensión es un proceso, no un evento.
Esto significa que si realmente queremos ascender, si anhelamos retornar a casa, debemos, ante todo, hacer las transformaciones necesarias dentro nuestro. No se trata simplemente de correr detrás de las últimas activaciones planetarias, o de seguir las más novedosas tendencias metafísicas o de escuchar al más luminoso gurú de la Nueva Era. Esas son distracciones de lo que realmente está sucediendo. La ascensión es un proceso, no un evento.
La verdadera ascensión tiene lugar en el interior de nuestro propio ser y dentro de las células del cuerpo físico. ¡Es así de real! Necesitamos llegar a ser seres completos anclados en la Tierra y en las Estrellas. ¡Necesitamos volvernos Vibrantemente Vivos! Necesitamos aprender lo que es realmente el Amor y encarnarlo tan naturalmente como respiramos.
Lo que ustedes decidan estará bien, ya sea permanecer en la dualidad o ascender a la Quinta, Séptima o cualquier otra Dimensión, mientras estén conscientes de su destino.
No hay un determinado camino que sea el correcto para ascender. Hay, simplemente, diferentes elecciones que nos llevan a diferentes destinos. Tal vez no sea el momento para que todos den un salto cuántico a través del 11:11 hacia la Unicidad. Es importante que tengan claro las diferencias que hay en cada meta para poder hacer la elección más apropiada.

Sobre sus Beneficios
Conforme la Tierra se asienta en la Matriz Holográfica de Quinta Dimensión de la Nueva Tierra, la Humanidad está aprendiendo a expresar la Unicidad y la Conciencia de Unidad de Interconexión que es la Esencia de la Quinta Dimensión

Es hora de que Todos se beneficien, y por lo tanto, el viejo sistema económico que creaba pobreza y destrucción ecológica se está desmoronando, y será reemplazado por una nueva forma de vida que va a surgir, basada en principios éticos y de sostenibilidad que garanticen los Derechos Humanos más básicos de alimentación, vivienda, vestido y educación para todos, así como la oportunidad de desarrollarse y crecer de acuerdo con el Plan Álmico de cada ser.


LA CORONA DEL GUSANO

Cuento de P. Miguel Segura

Dos gusanos vivían en un árbol frondoso. En un momento dado, uno de ellos, movido de un fuerte impulso interior, comenzó a encerrarse en un capullo de seda. Hasta ese momento los dos habían sido amigos.
¿Qué estás haciendo?, gritó espantado su compañero, ¿Te has vuelto loco?

El impulso era tan fuerte que el gusano no respondió. Era un gusano que se emocionaba con facilidad cuando hacía algo nuevo.

¿Ya has pensado lo que eso significa?, siguió su compañero, que era mucho más reflexivo y prudente, ¡vas a aislarte del árbol! ¿Y las jugosas hojas que estás dejando? ¿Y los nuevos brotes del tallo central? ¡No podrás comer ni moverte por el árbol si te encierras ahí!

Dado que su compañero no respondía, el orador decidió buscar apoyo moral en los demás gusanos y trajo unos cuantos junto al capullo de seda, que ya estaba por terminarse.
¡No cierres aún, espera!


Y escuchó al coro de gusanos que decía: "Mira lo que dejas, mira lo que dejas..." pero se encerró tras la seda, pues el impulso era muy fuerte y no podía explicarlo.

Los gusanos se quedaron mirando la cápsula de seda y pasaron toda la tarde comentando el suceso. "Se volvió loco", decían. ¡Qué aburrida debe ser la vida ahí dentro! ¡Mira lo que se está perdiendo! ¿A quién le cabe en la cabeza despreciar un árbol tan frondoso? ¿Tú te encerrarías ahí? ¡Con lo simpático y joven que era!

Después de un tiempo encontraron el capullo roto y vacío. No supieron qué pensar, así que decidieron mantener sus opiniones y seguir mascando hojas y ramitas sin volver a tocar el tema del capullo de seda.

Mientras tanto una mariposa hermosísima se alejaba del árbol volando hacia el atardecer.


RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA. Hablando con Zhao Laoshi

-Maestro, en varias ocasiones, me ha hablado sobre la respiración.  Recuerdo la charla que tuvimos sobre  Mirar la Respiración y también  sus reflexiones a cerca de  Sentir la Respiración. Pero no he olvidado la promesa que me hizo de seguir hablando, concretamente, sobre cómo ejercitarnos para educar o regular la respiración, y como retomar la respiración diafragmática cuyo uso hemos perdido en Occidente.
- Sí. Esperaba que, de un momento a otro, lo reclamarías. Hoy dispongo de tiempo. ¿Por dónde empezamos?

- Por la respiración diafragmática, ¿por qué es necesario volver a retomarla quienes la han abandonado ?
-Cuando hablamos de respiración diafragmática nos estamos refiriendo a la respiración también llamada abdominal. El diafragma desciende y asciende, el abdomen  se espande y contrae, al ritmo de la respiración. Lo fundamental de esta forma de respirar es que es la natural. La que usamos cuando dormimos, la que utilizan los bebés, la que usan los animales. En la que se ejercitan los músicos de viento y los cantantes. Cuando usamos la respiración abdominal estamos utilizando la parte baja de nuestros pulmones, esa parte tan poco utilizada por los occidentales.

-Cierto. Pero si hablamos de usar la respiración natural en nuestros ejercicios y la respiración natural de los occidentales es la torácica o pectoral, ¿no habría que respetarla?
-Buena pregunta. Me recuerda a cuando se cuestiona la importación a Occidente de la postura de meditación oriental de piernas cruzadas, en loto o semiloto, siendo la forma natural de sentarse de los accidentales una silla. En el caso de la respiración lo considero diferente. No debemos confundir la forma acostumbrada de respirar con la natural. Si la forma natural de respirar en Occidente fuese la torácica, también lo sería durante el sueño, y no es así. Esto quiere decir que al haberse limitado el uso de la capacidad de los pulmones a una tercera parte, se ha dejado de usar su parte baja, sin llegar a su atrofia, pero ¿no tendrá aquí su origen la necesidad de las máquinas para respirar por la noche, en los tan abundantes casos, cada día más,  de la apnea del sueño? Quienes la han perdido deberían retomar la respiración diafragmática. 

- ¿Cómo?
-En primer lugar, como decíamos, hay que empezar por Mirar la Respiración, por tomar consciencia de cómo respiramos. Saber si hemos abandonado o no la respiración con el diafragma. Para ello podemos hacer un ejercicio: ponemos una mano en el abdomen y otra en el pecho, y observamos cuál se mueve cuando respiramos. Hay personas que respiran con el abdomen, sin ser conscientes. Si se hace este ejercicio acostados, al ir a dormir, se podrá apreciar, en muchos casos, el cambio de una respiración a otra, cuando el sueño está próximo.

-¿Podemos provocar la respiración abdominal ?
-Como ejercicio, sí.  Insisto, como ejercicio. La respiración es algo tan fundamental y sagrado en nuestra vida que para alterar su ritmo hemos de tener una buena causa. El ejercicio lo es. Es preferible que sea dirigido por un maestro. No obstante, si ya has practicado los ejercicios anteriores de Mirar  y Sentir la Respiración, podrías iniciarte en estos ejercicios:


1.- Haz unas tres respiraciones profundas, para entrar en situación de relajación.
Céntrate en tu ritmo natural de respirar. 
Coloca ambas manos en el abdomen y presiona, muy suavemente, en el momento de la espiración, sin influir en ella, el tiempo que dure. Siguiendo el ritmo natural, afloja esa presión, cuando viene la inspiración, y presiona, muy ligeramente, de nuevo, cuando estés expulsando el aire, y así sucesivamente. 
Insisto, siguiendo el ritmo de tu respiración y con mucha suavidad. 
Se puede contar, a ritmo de segundero, por ejemplo: 1, 2, 3, (durante la inspiración), 4, 5, 6 (durante la espiración), con una leve pausa entre ambas. 
Hacer unas nueve veces y descansar, bajando las manos a los costados. 
Volver a mirar la respiración, sin más. 
Puede ocurrir que tu respiración se vuelva más lenta. Si ocurre así, se debe a que tu mente está entrando en quietud. En este caso, al repetir el ejercicio, te sentirás más cómodo si cuentas 1, 2, 3, 4 (inspirando) y 5, 6, 7, 8 (espirando) con la leve pausa entre ambas. 
Y, si tu respiración te lo permite, ir aumentando los segundos destinados a cada respiración.


2.-Otro ejercicio puede ser, con las manos igualmente en el abdomen y ejerciendo la leve presión de igual forma, contar las espiraciones naturales, sin cuidar la duración de cada una, hasta nueve veces. Y vuelves las manos a los costados, retornando a la observación de tu respiración.

-Maestro, con frecuencia el contar las respiraciones ayuda. Qué forma de contar las respiraciones es aconsejable y qué efectos se consiguen.
- Contar es una forma de regular la respiración. Para regular la respiración la mente ha de estar calmada. ¡Tarea difícil la de calmar la mente emocional! Si contamos,  de uno a nueve o viceversa, la mente se centra en el conteo, en lugar de estar pendiente de la respiración que, a veces, la tensa. 
Es aconsejable empezar contando las espiraciones, del uno al nueve, mentalmente, estirando las sílabas todo lo que dure la expulsión del aire (uuuuunoooo..., doooooooos..., treeeeeeees.., cuaaaaaaatrooooo..., etc). Si te sorprendes distraído, sin saber por donde ibas, empieza de nuevo. Quizás tengas que volver a empezar muchas veces, no te desanimes, no te juzgues, no te condenes ni desprecies por tus distracciones, concéntrate de nuevo y,  a la tarea
Si te ayuda, cambia al orden inverso, al descendente, de nueve a uno. 
También puedes cambiar a contar las inspiraciones, del uno al nueve y después cambiando del nueve al uno. 

-Ampliar la capacidad de nuestros pulmones tiene unos resultados extraordinarios sobre nuestra salud física, al aumentar el nivel de oxigenación de nuestra células cerebrales y musculares. Mi pregunta es ¿cual es su repercusión más allá de lo físico ?
-Podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que la respiración es la clave, la llave de acceso al conocimiento de nosotros mismos, al encuentro con nuestro ser interior, a nuestra elevación consciencial. Es el gran secreto de nuestro desarrollo espiritual. Todas las técnicas que usamos para el acrecentamiento de nuestra consciencia, o crecimiento consciencial, están basadas en la respiración: el yoga, el chikung, el taichi, la meditación etc, tienen como base de su eficacia, como puerta de acceso a su práctica eficaz, una respiración consciente y controlada. Sin el control de la respiración, sin la armonización de nuestra forma de respirar, se convierten en unos ejercicios que nos pueden resultar beneficiosos físicamente pero vacíos de su contenido esencial.
Cuando, de una forma u otra, intentamos hacer el silencio, nos encontramos con nuestra respiración. El secreto de la vida. El secreto de la lucidez de la mente. El secreto de la paz y la serenidad en nuestros sentimientos. Para llegar a la quietud de nuestra mente y de nuestras emociones, para entrar en la vía de esa serenidad y paz profunda que tanto deseamos, hemos de partir de algo muy nuestro y gratuito, la respiración.

-Se entiende muy bien el que la alimentación sea fuente de nuestra energía, es obvio. ¿Cómo lo es la respiración? ¿Aumentamos nuestra energía cuando inspiramos ? ¿Introducimos en nosotros chi, además de aire?
-Mi querido Huang, te voy a dar una interpretación muy personal al respecto. Confío que la entiendas. Cada día me cuesta más trabajo sentir que cuando levanto mis manos, en gesto de abrazar el cosmos, estoy aumentando en mi cuerpo el chi, la energía vital, entendiéndolo como algo ajeno a mi que está fuera y consigo atrapar. Igualmente, me cuesta sentir que cuando inspiro aumento el chi en mi. Creo que no es cuestión de cantidad, sino de calidad. Siento que no aumento el chi, sino que regulo su frecuencia vibracional, que cuando hago unos ejercicios de Chikung, Taichí o Meditación, se equilibra esa vibración que soy, subiendo o bajando su frecuencia según el ejercicio, se armoniza,  no siendo el resultado, necesariamente, el acabar con más energía o chi, sino haberlo llevado a un nivel vibracional diferente, armónico.  Me miras estrañado, Huang.

Maestro Zhao, perdóneme, pero me encuentro sorprendido. Siempre hemos dicho lo de aumentar el chi, captar la energía del universo,  de la tierra, de los árboles, como algo que introducimos en nosotros y que nos hace más fuertes, que nos capacita para vencer al contrario en artes marciales, para curar incluso. Siempre hablamos de tener más energía o menos energía, de aumentar la energía. No entiendo.
-Perdóname tu.  No tengas en cuenta lo que he dicho, si te parece extraño. Piensa que estoy mayor y, a determinadas edades, nos volvemos algo imprudentes. Lo que menos desearía es crear en ti confusión. Quizás, otro día, con más reposo, podamos profundizar en estos sentimientos míos que parecen -solo parecen- contradecir la forma habitual que tenemos de entender de la captación del chi.


- Me encargaré de recordárselo, por supuesto. Me interesa esa nueva visión o sentimiento suyos, maestro. Muchas gracias por sus enseñanzas de hoy.