CULPAR A LOS DEMÁS


En tu mente revolotea en cada momento la idea de creer que tus allegados, tus amigos y las circunstancias de tu vida son los culpables de los males que te aquejan.

Mientras te sigas engañando a ti mismo y achaques y repartas las culpabilidades de lo que te ocurre a los demás, estarás dando la espalda a la verdad. Y, fuera de la verdad, no encontrarás jamás paz en tu corazón.

Cuando culpas a los demás de lo que te ocurre, estás depositando el control de tu vida en sus manos.

En la dirección de tu vida tú eres más importante que todos los demás y que todas las circunstancias que te acompañan. Ponlo en práctica.

Darío Lostado

POSEER Y RETENER




Las realidades más grandes y más bellas, tanto más las tendrás cuanto menos las poseas y retengas.

Si quieres tener el mar, contémplalo, y abre tus manos en sus aguas y todo el mar estará en ellas; porque si cierras tus manos para retenerlo, se quedarán vacías....

Si quieres tener un amigo peregrino, déjalo marchar y lo tendrás; porque si lo retienes para poseerlo, lo estarás perdiendo, y tendrás un prisionero.

Si quieres tener el viento, extiende tus brazos y abre tus manos y todo el viento será tuyo; porque si quieres retenerlo te quedarás sin nada.

Si quieres tener a tu hijo, déjalo crecer, déjalo partir, y que se aleje, y lo tendrás maduro; porque si lo retienes poseído lo pierdes para siempre.

Si quieres tener el sol y gozar de su luz maravillosa abre los ojos y contempla; porque si los cierras para retener la luz que ya alcanzaste, te quedarás a oscuras.

Si quieres vivir el gozo de tener, libérate de la manía de poseer y retener.

Goza de la mariposa que revolotea, goza del río que corre huidizo, goza de la flor que se abre cara al cielo; goza teniendo todo y sin poseerlo, retenerlo.

¡Sólo así gozarás de la vida, sabiendo que la tienes sin poseerla, dejándola correr sin retenerla!

(Autor desconocido)

CUIDAR LOS PIES

Muchas veces, tras un día agotador, llegamos con los pies doloridos, las piernas pesadas y un gran cansancio general.
Para sentirnos mejor podemos hacer una serie de ejercicios muy sencillos, previos al masaje de los pies.

EJERCICIOS:

Nos sentamos en el suelo con las piernas estiradas, palmas de las manos apoyadas en el suelo, con los dedos hacia atrás, pies relajados. También puede realizarse sentados en una silla:

* Estiramos los pies, dirigiendo los dedos a la frente y luego hacia adelante para que se estiren bien los empeines, 5 veces.

*Separando un poco las piernas, realizamos círculos con los pies hacia un lado 5 veces y luego hacia el otro 5 veces.

*Dibujamos círculos desde el centro hacia afuera 5 veces y de afuera hacia adentro 5 veces.

*Por último, sacudimos las piernas para aflojar.

Estos simples ejercicios estiran los músculos posteriores de las piernas, aflojan las articulaciones de los tobillos, eliminan y evitan la acumulación de toxinas en la zona.

MASAJES:

A continuación, procedemos a los masajes en los pies, pudiendo utilizar algún aceite, por ejemplo, de almendras con lavanda y romero, o alguna crema que tengamos en casa para el cuerpo.

Flexionamos una pierna, colocándola sobre el muslo contrario, y masajeamos el pie en su totalidad, cada dedo estirándolo y haciéndolo girar hacia un lado y hacia el otro de manera suave; masajeamos también el arco del pie y la planta del pie en su totalidad, con especial insistencia en los puntos "Yong Quan"Este masaje es importante ya que en las plantas de los pies está reflejado todo nuestro cuerpo. 
Podemos extender el masaje hasta la rodilla mejorando la circulación en la zona. 
Repetimos en el otro pie.

Y, ahora, a descansar.

LO QUE LA VIDA ME HA ENSEÑADO. Mahatma Gandhi


Le preguntaron a Mahatma Gandhi, ¿Cuáles son los factores que destruyen al ser humano?

Él respondió:

"La Política sin principios, 

el Placer sin compromiso,
la Riqueza sin trabajo, 
la Sabiduría sin carácter, 
los Negocios sin moral,
la Ciencia sin humanidad 
y la Oración sin caridad.

La vida me ha enseñado 
que la gente es amable, si yo soy amable; 
que las personas están tristes, si estoy triste; 
que todos me quieren, si yo los quiero; 
que todos son malos, si yo los odio; 
que hay caras sonrientes, si les sonrío; 
que hay caras amargas, si estoy amargado; 
que el mundo está feliz, si yo soy feliz; 
que la gente es enojosa, si yo estoy enojado; 
que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.

La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. 

La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.

El que quiera ser amado, que ame".


Mahatma Gandhi

EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN


La respiración es la vida. Es el alimento más importante del que disponemos, y los beneficios que obtenemos a través de ella son innumerables. Vivimos como respiramos y respiramos como vivimos.

A continuación te explicamos tres ejercicios cortos de respiración, y te invitamos, como no, a que pasen a formar parte de tu vida desde hoy mismo. Cuanto más los practiques, más notaras sus beneficios.

Cada uno de estos ejercicios cortos de respiración los puedes realizar dos o tres veces al día (por la mañana al levantarte, a media tarde, y antes de irte a dormir, por ejemplo). Puedes optar por realizar los tres ejercicios seguidos uno detrás de otro de manera secuencial, o repetir un mismo ejercicio tres veces. En cualquiera de los casos, te recomendamos que dejes pasar un minuto entre un ejercicio y otro, dejándote sentir, con el fin de integrar todas las sensaciones que hayan podido surgir. A la hora de hacer los ejercicios cortos de respiración, te recomendamos que encuentres tu propio ritmo el cual se recomienda que no sea ni muy rápido, ni muy lento.

Antes de realizar los tres ejercicios, nos aseguraremos de que nada ni nadie nos va a interrumpir ya que ese será nuestro momento, nos pondremos en una posición cómoda, cerraremos los ojos, y nos permitiremos estar unos segundos en silencio para conectar con nosotros mismos.

Los ejercicios que te recomendamos hacer, son los siguientes:


Ejercicio de las 20 respiraciones conectadas por la nariz


Este sencillo y poderoso ejercicio lo utilizaremos para armonizarnos, centrar nuestra atención en el presente, aumentar nuestra energía y tranquilizar nuestras emociones.

Haremos 4 respiraciones cortas por la nariz y una bien profunda (lo más profundo que podamos sin llegar a forzar) y ésto mismo lo repetiremos tres veces más.
Recuerda que las respiraciones las haremos conectadas (sin pausas entre inhalación y exhalación, ni entre exhalación e inhalación) y siempre por la nariz (tanto la inhalación como la exhalación).



Ejercicio de las 6 respiraciones conectadas alternas

Este ejercicio activa y limpia los conductos energéticos (nadis) de las fosas nasales, y ayuda a equilibrar energéticamente los hemisferios cerebrales.

Tapamos la fosa nasal derecha e inhalamos por la izquierda. Tapamos la fosa nasal izquierda y exhalamos e inhalamos por la derecha, tapamos la fosal nasal derecha para acabar exhalando por la izquierda. Esto mismo lo repetiremos dos veces más.

Recuerda que las respiraciones han de ser conectadas.


Ejercicio de las 20 respiraciones conectadas por la nariz en silencio

Este ejercicio es perfecto para desarrollar tu consciencia de energía y para las personas que les cuesta respirar por la nariz. Ayuda, también a desbloquear las sienes y a superar resfriados.

Haremos el ejercicio de las 20 respiraciones conectadas por la nariz que explicamos más arriba, pero de una manera tan suave, que no haremos nada de ruido. Al finalizarlo, puedes realizar tres respiraciones bien profundas.

Practíalos a diario y te aseguramos que podrás experimentar sus beneficios desde el primer momento. ¡Que lo disfrutes!

MUDRA DE SALVACIÓN




Muchas personas realizan inconscientemente este mudra cuando están pensando en algo o, simplemente, cuando están descansando. Lo que no saben es que están haciendo un mudra de los más poderosos para aprovechar la energía y el poder que existe en nuestro sexto chakra,  también llamado tradicionalmente "tercer ojo".

SANACIÓN


"La sanación es un viaje hacia nuestra totalidad que dura toda la vida. 

Sanación es recordar lo que hemos olvidado sobre conexión, unidad e interdependencia entre todas las cosas del Universo. 

Sanación es abrazar lo que más tememos. 

Sanación es abrir lo que está cerrado, ablandar lo que se ha endurecido y obstruye. 

Sanación es entrar en el momento transcendente e intemporal en que se experimenta lo divino. 
 
Sanación es creatividad, pasión y Amor. 

Sanación es evitar culpar y rechazar la culpa.
 
Sanación es buscarse y expresarse plenamente, la luz y la sombra, la parte masculina y la femenina. 
 
Sanación es aprender a confiar en la vida".

 (Indio Nativo Americano)

LA MUJER MARIPOSA

Cuentan que, cuando nací, mi tribu estaba preparando la Gran Cacería. Nos trasladábamos, por el cañón del rio Balalé, en busca de búfalos, a la espera de mi metamorfosis. 
El tiempo me fue cubriendo de un vendaje vegetal de seda que me protegía del exterior, dentro de un capazo trenzado con hojas halfa por las ancianas de la tribu. A través de este tejido los rayos de sol entraban por sus orificios y me llenaba de energía para crecer. La luz le daba al huevo un aspecto mágico por el brillo que desprendía. 
Dentro de él, yo estaba en el proceso final de cambio, donde los sueños y las visiones me tenían ajena a todo lo físico. Espirales de flores, luces en elipse, ondas de colores y sonidos armónicos llenaban mi espacio. 

Cuentan que, cuando nací, el viejo chaman emitía sus cánticos de llamada a la vida, para recibirme. Esa fue la señal que había de llegar. Su profunda voz se hundía en el barro, enraizaba junto a la hierba y se alargaba con las ramas de los árboles, se pegaban a las plumas de los pájaros para transmitirse por todo el cañón. A su vez los ritmos del tambor creaban un latido que conectó con el de mi corazón y me ayudó a tomar conciencia, comenzando a romper el capullo de seda para poder salir al mundo como Mujer mariposa. 
Me encontré dentro de un círculo compuesto por mujeres de la tribu que, a su vez, estaba dentro de otro círculo más amplio donde los hombres acompañaban al gran Chaman. Al salir y liberarme del tejido protector, aparecieron sobre mi espalda unas amplias alas de mariposa, de color turquesa, rematadas por una gruesa línea azul muy oscura. En ese momento todos dieron un pequeño salto para atrás, para luego celebrarlo con un gesto de admiración. 
Pasaron unas horas y me fui recuperando del esfuerzo realizado y, por fin, pude ponerme de pie y mirar a todo el clan, que esperaba con ansiedad este momento. Probé mi voz y comencé a hablar. 

Cuentan que, cuando nací, las mujeres acogieron mi llegada con emoción, era fruto de su deseo y así me lo hicieron saber. A cambio yo las comuniqué que traía un mensaje para ellas:
“Os traigo un mensaje, para vosotras mujeres, que sois portadoras de la semilla creadora. Reconoceros y saber que dentro de cada una al nacer habéis encendido un pequeño fuego interior, necesario para enraizar con la Tierra. Es el fuego que ha de dar calor a los hombres y que constituye la esencia de los Seres humanos. Vuestro espíritu galopa sobre el valle y se extiende hasta el horizonte, en forma de ondas, ondas de amor que van hasta dónde no llega nuestra vista. Este fuego lo habéis de mantener con vuestra risa, siempre vivo, para sostén de todos y equilibrio entre todos los Seres que habitan la Madre Tierra”.
 
Las mujeres del círculo se sintieron orgullosas y sus ojos brillaban como nunca. El silencio de los hombres que las rodeaban hablaba de reconocimiento y gratitud. Colocaba en el centro de sus corazones al centro de la tribu, como una espiral que crece y retorna, conectando con el palpitar de un gran corazón, el de toda la humanidad. 
Recuerdo que, cuando terminé mi cometido, alcé el vuelo, con mis alas azul turquesa. Una vez en el cielo, habiéndose puesto el Sol, pude observar sus pequeños fuegos, allá en la tierra.
Realmente eran luz para todos.

 Fuente:
Astroreth

CÓMO COMER LAS FRUTAS

"Las frutas ácidas no se deben mezclar entre sí, ni con frutas dulces, porque elevan la acidificación del organismo"
 
Experto en frutoterapia explica por qué no se debe comer naranja con kiwi o mandarina

Un mal uso de las frutas puede ocasionar problemas al organismo, advierte el bioquímico Albert Morales, que lleva casi 40 años estudiando las dos caras de la moneda: los beneficios y las contraindicaciones de estos alimentos. Uno de sus descubrimientos es que las frutas ácidas no se deben mezclar entre sí, ni con frutas dulces, porque elevan la acidificación del organismo. Entre estas está la naranja, mandarina, limón, pomelo. Lo mejor es comerlas por separado y solamente en las mañanas. "Pese a que son de la misma familia y tienen ácido cítrico, todas tienen ácidos diferentes que al mezclarse con la fructosa y los jugos digestivos, produce una elevación de la acidificación, alto índice de fermentos y alcohol dentro de nuestro organismo que conlleva problemas vesiculares. Es una bomba molotov lo que se produce allá adentro", ejemplifica.

No hay que comer frutas cítricas luego de una comida abundante en grasas por creer, erróneamente, que el ácido las corta. Según Morales."Al contrario, hace que el metabolismo las asimile y el hígado se engrase, lo que puede terminar en cirrosis".
El higienista chileno Mauricio Esteban, quien lleva también varios años estudiando y practicando la correcta asociación de los alimentos, concuerda: "Las mezclas de los alimentos generan venenos. Si comes mal y además agregas frutas sin mezclar adecuadamente, te estás enfermando más que si no comieras fruta". Y agrega: “Lo ideal es comer la fruta de una sola. El tutti frutti es peor que un pollo con papas fritas. Y mezclar un kiwi con un plátano es peor que una hamburguesa, peor, peor. Mejor cómete la hamburguesa".

La explicación es que son bioquímicamente antagónicas, porque el plátano es un almidón con múltiples nutrientes y el kiwi es un potente antioxidante, con más vitamina C que un kilo de limones. Incluso postula que jamás hay que combinar frutas con verduras y que solamente la manzana va bien con éstas últimas.
 
El melón y la sandía no se llevan bien con la leche, ni entre ellas ni con otras frutas, según pruebas de laboratorio. "Por eso hay un adagio popular que dice quela sandía y el melón en la mañana son oro, al mediodía son plata y por la noche, matan", pregona Albert Morales. El melón es mejor comerlo solo y preferiblemente en las mañanas porque se metaboliza bien cuando hay sol: "Es la fruta del aparato digestivo. Le hemos encontrado sustancias diuréticas que ayudan a controlar el problema de retención de líquidos, que sirve a personas obesas".
 
La sandía produce arsénico al rato de abierta y la piña junto con la leche puede matar cucarachas, son algunas de las advertencias de Albert Morales. Que las frutas se oxidan al contacto con el aire es algo que todos sabemos, pero que la sandía a los 30 minutos de abierta produce 0,5% de arsénico, y que éste sube al 3% si se combina con otras frutas o con alcohol, es algo que pocas personas conocen.

Semillas: vitaminas y veneno
Con las semillas pasa también algo curioso. Las de damascos, ciruelas, duraznos, frutas cítricas y las almendras son ricas en ácido cianhídrico, según investigaciones en Estados Unidos, que Morales difunde con entusiasmo. Eso sí, habría que comer 3 o 4 kilos para que sean tóxicas, mientras que tras masticar unas pocas, una enzima digestiva convierte ese ácido en vitamina B17, buena contra el cáncer. La semilla de la sandía contiene una sustancia que ayuda a limpiar el riñón, activa la corteza suprarrenal y permite corregir problemas inflamatorios. "Activa todo el sistema celular del riñón, haciendo que tenga funciones, si no similares, al menos del 50% de su funcionamiento normal", promete el experto en frutas.
 
Por las mañanas, Albert Morales recomienda comer cítricos como naranjas, mandarinas, kiwis, piñas, moras o pomelos, solos, sin combinaciones, y luego de media hora, ingerir una ensalada de frutas dulces o tomar desayuno.
 
A mediodía, lo mejor son las frutas proteicas oleaginosas como nueces, almendras, maní, sésamo, pistachos, macadamia, avellanas, coco, palta. "Contienen entre un 25 y 30% de proteínas y todas tienen entre ocho y diez aminoácidos esenciales".

En la noche y a cualquier hora del día, viene bien una buena ensalada de frutas dulces: papaya, plátano, pera, manzana, durazno, cereza, fresas, frambuesa, mangos. ¿Qué cantidades comer? Todo exceso es malo. Según Albert Morales, por ejemplo, mucha palta produce diarrea, los cítricos causan acidosis y problemas en el tejido mucoso intestinal, demasiadas almendras o similares provocan estreñimiento y otros problemas digestivos.
 
El aguacate. Una de sus recomendaciones más insistentes es el consumo de palta (aguacate) a cualquier hora: "Es una de las frutas más espectaculares, porque es rica en clorofila y la única diferencia con la sangre humana es que la nuestra es rica en hierro en magnesio. Comer palta es como consumir sangre", asegura.
 
La  mandarina es por excelencia la "fruta ecológica", porque es "la única capaz de arrastrar del organismo metales pesados como el mercurio, cadmio y plomo. Y además es la más rica en ácido fólico, por eso también la llamamos "la fruta de la embarazada", previene los problemas de la espina bífida, iatrogénicos y mutagénicos en el bebé". Maravillado por estos y otros descubrimientos de laboratorio, el investigador colombiano residente en España desde hace 10 años, escribió 4 libros sobre el tema.
 
El terapeuta confiesa: "Me he alimentado durante un mes con puras frutas, comiendo al desayuno, almuerzo y cena y en cantidades que quedo satisfecho. Pero si una persona se come cinco kilos de fruta de una vez, eso ya no es bueno".

Algunos libros de Albert Morales:
"Frutoterapia, los frutos que dan la vida",
"Frutoterapia, nutrición y salud",
"Frutoterapia y belleza"
"Frutoterapia, las frutas, el oro de mil colores",


MASAJE CON ESFERAS CHINAS

Todo es energía. La energía vital, a la que los chinos llaman "chi" es la energía cósmica que llena todo lo existente.
Sin energía no hay existencia. Hasta lo mas concreto como una roca, está compuesto por energía, o sea que no podemos separarla de la física ni de lo metal ya que también la energía se manifiesta se forma psíquica (como el pensamiento).
Todo es energía y el equilibrio de ésta es lo que garantiza el buen funcionamiento de las cosas.

 Los chinos explicaban que para que haya orden es necesario un caos primero. A partir de ese caos es como las energías empiezan a moverse y organizarse, de modo que la enfermedad no es sino una manifestación de la energía en desorden para lograr su propia estabilidad.
Nuestro cuerpo vibra con la energía del universo, pero ésta se manifiesta de muchas formas como la energía alimenticia, la respiratoria, etc. A su vez nuestro cuerpo esta surcado por líneas de energía que los chinos llamaron canales de energía. Cuando éstas energías están bloqueadas producen diferentes reacciones, tanto a nivel físico como mental o emocional. Con el masaje con esferas se vuelve a estabilizar el canal energético en lo físico logrando su efecto en los otros dos.

 La vibración es una de las manifestaciones de la energía. Por ejemplo, una piedra arrojada a un estanque provoca círculos concéntricos que van expandiéndose hasta los límites del estanque abarcándolo todo; del mismo modo, esto se produce hacia el fondo del estanque (cosa que no podemos observar en forma visual) las mismas ondas se despliegan en toda el agua, pero también las mismas ondas se producen hacia arriba. O sea que desde el epicentro del estanque en donde se arrojó la piedra, inmediatamente se desplegó una esfera de vibración que se expande hacia el infinito, traspasando aún el estanque mismo.

 Las esferas con sonido producen vibraciones que llegan hasta lo mas profundo de los canales de energía, libera los chakras (centro energéticos de nuestro cuerpo) y actúan en el campo aúrico regulando la vibración en todos los niveles, desde el mas físico hasta el mas sutil.
En el aspecto físico después de un masaje completo sentimos nuestro cuerpo relajado y en calma.
En el aspecto mental con el movimiento de la esfera generamos sonido, este llega a calmar nuestra mente casi inmediatamente.
En el aspecto energético de nuestro campo aurico, el sonido de las esferas va poniendo en sintonía los centros energéticos llamados chakras y desde allí va envolviendo nuestro cuerpo físico y mental, generando como un escudo de protección, en el que las vibraciones que producen desorden energético no llegan, debido a la sintonía con las vibraciones de bienestar. Esto sucede normalmente después de un masaje completo.
 
El masaje con las esferas promueve el desbloqueo y un equilibrio permanente de la energía, previniendo así muchos males.
Realizar el masaje periódicamente genera un equilibrio energético que regula la energía en general de todos los órganos, poniendo en movimiento el ciclo de generación de las cinco energías principales: madera- fuego- tierra- metal- agua. Que componen nuestro organismo según la medicina tradicional china.
Mejora el estado de animo debido a la mejor circulación de la energía en las células. Se previene de esta forma el estancamiento de la energía en los canales, se purifica favoreciendo todas las funciones, incluso a nivel mental y espiritual.
Este masaje es beneficioso en muchos aspectos porque sin ser un masaje especifico como el shiatsu, abarca muchas patologías. El sonido de las esferas promueve calma y bienestar general relajando el cuerpo y la mente en su totalidad.
 
Leer más en Sendero de Luz

EL CIRCULO 99

Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertaba al rey cantando y tarareando alegres canciones. Una sonrisa se dibujaba en su distendida cara y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre.
Un día el rey lo mandó a llamar.
-Paje -le dijo- ¿cuál es el secreto?
-¿Qué secreto, Majestad?
-¿Cuál es el secreto de tu alegría?
-No hay ningún secreto, Alteza.
-No me mientas, paje. He mandado a cortar cabezas por ofensas menores que una mentira.
-No le miento, Alteza, no guardo ningún secreto.
-¿Por qué está siempre alegre y feliz? ¿eh? ¿por qué?
-Majestad, no tengo razones para estar triste. Su Alteza me honra permitiéndome atenderlo. Tengo mi esposa y mis hijos viviendo en la casa que la Corte nos ha asignado, somos vestidos y alimentados y además su Alteza me premia de vez en cuando con algunas monedas para darnos algunos gustos, ¿cómo no estar feliz?
-Si no me dices ya mismo el secreto, te haré decapitar -dijo el rey-.. Nadie puede ser feliz por esas razones que has dado.
-Pero, Majestad, no hay secreto. Nada me gustaría más que complacerlo, pero no hay nada que yo esté ocultando…
-Vete, ¡vete antes de que llame al verdugo!

El sirviente sonrió, hizo una reverencia y salió de la habitación.. El rey estaba como loco. No consiguió explicarse cómo el paje estaba feliz viviendo de prestado, usando ropa usada y ,alimentándose de las sobras de los cortesanos. Cuando se calmó, llamó al más sabio de sus asesores y le contó su conversación de la mañana.
-¿Por qué él es feliz?
-Ah, Majestad, lo que sucede es que él está fuera del círculo.
-¿Fuera del círculo?
-Así es.
-¿Y eso es lo que lo hace feliz?
-No Majestad, eso es lo que no lo hace infeliz.
-A ver si entiendo, estar en el círculo te hace infeliz
-Así es.
-¿Y cómo salió?
-¡Nunca entró!
-¿Qué círculo es ese?
-El círculo del 99.
-Verdaderamente, no te entiendo nada -dijo el Rey-.
-La única manera para que entiendas, sería mostrártelo en los hechos.
-¿Cómo?
-Haciendo entrar a tu paje en el círculo.
-Eso, ¡obliguémoslo a entrar!
-No, Alteza, nadie puede obligar a nadie a entrar en el círculo.
-Entonces habrá que engañarlo.
-No hace falta, Su Majestad. Si le damos la oportunidad, él entrará solo en el círculo.
-¿Pero él no se dará cuenta de que eso es su infelicidad?
-Si, se dará cuenta.
-Entonces no entrará.
-No lo podrá evitar.
-¿Dices que él se dará cuenta de la infelicidad que le causará entrar en ese ridículo círculo, y de todos modos entrará en él y no podrá salir?
-Tal cual. Majestad, ¿estais dispuesto a perder un excelente sirviente para poder entender la estructura del círculo?
-Sí. 
-Bien, esta noche os pasaré a buscar. Debeis tener preparada una bolsa de cuero con 99 monedas de oro, ¡ni una más ni una menos, 99!
-¿Qué más? ¿Llevo los guardias por si acaso?
-Nada más que la bolsa de cuero. Majestad, hasta la noche.
-Hasta la noche.

Así fue. Esa noche, el sabio pasó a buscar al rey. Juntos se escurrieron hasta los patios del palacio y se ocultaron junto a la casa del paje. Allí esperaron el alba. Cuando dentro de la casa se encendió la primera vela, el hombre sabio agarró la bolsa y le pinchó un papel que decía: “Este tesoro es tuyo. Es el premio por ser un buen hombre. Disfrútalo y no cuentes a nadie como lo encontraste”.
Luego ató la bolsa con el papel en la puerta del sirviente, golpeó y volvió a esconderse. Cuando el paje salió, el sabio y el rey espiaban desde detrás de unas matas lo que sucedía. El sirviente vio la bolsa, leyó el papel, agitó la bolsa y al escuchar el sonido metálico se estremeció, apretó la bolsa contra el pecho, miró hacia todos lados de la puerta y entró a su hogar.
El rey y el sabio se arrimaron a la ventana para ver la escena. El sirviente ingresó presuroso a su hogar y con su brazo arrojó al piso todo lo que había sobre la mesa, dejando sólo la vela. Se sentó y vació el contenido de la bolsa… Sus ojos no podían creer lo que veían. ¡Era una montaña de monedas de oro! El, que nunca había tocado una de estas monedas, tenia hoy una montaña de ellas. El paje las tocaba y amontonaba, las acariciaba y hacía brillar a la luz de la vela, las juntaba y desparramaba, hacía pilas de monedas. Así, jugando y jugando empezó a hacer pilas de 10 monedas. Una pila de diez, dos pilas de diez, tres pilas, cuatro, cinco, seis…. y mientras sumaba 10, 20, 30, 40, 50, 60….hasta que formó la última pila: ¡9 monedas!
Su mirada recorrió la mesa primero, buscando una moneda más. Luego el piso y finalmente la bolsa. «No puede ser», pensó. Puso la última pila al lado de las otras y confirmó que era más baja.
-Me robaron -gritó- ¡me robaron!

Una vez más buscó en la mesa, en el piso, en la bolsa, en sus ropas, vació sus bolsillos, corrió los muebles, pero no encontró lo que buscaba. Sobre la mesa, como burlándose de él, una montañita resplandeciente le recordaba que había 99 monedas de oro “sólo 99″. -99 monedas es mucho dinero- pensó. Pero me falta una moneda. Noventa y nueve no es un número completo -pensaba- Cien es un número completo pero noventa y nueve, no.

El rey y su asesor miraban por la ventana. La cara del paje ya no era la misma, estaba con el ceño fruncido y los rasgos tiesos, los ojos se habían vuelto pequeños y arrugados y la boca mostraba un horrible rictus, por el que se asomaban los dientes. El sirviente guardó las monedas en la bolsa y mirando para todos lados para ver si alguien de la casa lo veía, escondió la bolsa entre la leña. Luego tomó papel y pluma y se sentó a hacer cálculos. ¿Cuánto tiempo tendría que ahorrar el sirviente para comprar su moneda número cien?
Todo el tiempo hablaba solo, en voz alta. Estaba dispuesto a trabajar duro hasta conseguirla. Después quizás no necesitara trabajar más. Con cien monedas de oro, un hombre puede dejar de trabajar. Con cien monedas de oro un hombre es rico.
Con cien monedas se puede vivir tranquilo. Sacó el cálculo. Si trabajaba y ahorraba su salario y algún dinero extra que recibía, en once o doce años juntaría lo necesario. «Doce años es mucho tiempo», pensó. Quizás pudiera pedirle a su esposa que buscara trabajo en el pueblo por un tiempo. Y él mismo, después de todo, él terminaba su tarea en palacio a las cinco de la tarde, podría trabajar hasta la noche y recibir alguna paga extra por ello. Sacó las cuentas: sumando su trabajo en el pueblo y el de su esposa, en siete años reuniría el dinero. ¡Era demasiado tiempo!
Quizás pudiera llevar al pueblo lo que quedaba de comidas todas las noches y venderlo por unas monedas. De hecho, cuanto menos comieran, más comida habría para vender… vender… vender…
Estaba haciendo calor. ¿Para qué tanta ropa de invierno? ¿Para qué más de un par de zapatos? Era un sacrificio, pero en cuatro años de sacrificios llegaría a su moneda cien. El rey y el sabio, volvieron al palacio. El paje había entrado en el círculo del 99…

Durante los siguientes meses, el sirviente siguió sus planes tal como se le ocurrieron aquella noche. Una mañana, el paje entró a la alcoba real golpeando las puertas, refunfuñando de pocas pulgas.
-¿Qué te pasa?- preguntó el rey de buen modo.
-Nada me pasa, nada me pasa.
-Antes, no hace mucho, reías y cantabas todo el tiempo.
-Hago mi trabajo, ¿no? ¿Qué querría su Alteza, que fuera su bufón y su juglar también?
No pasó mucho tiempo antes de que el rey despidiera al sirviente. No era agradable tener un paje que estuviera siempre de mal humor.

Todos nosotros hemos sido educados en esta estúpida ideología: Siempre nos falta algo para estar completos, y sólo completos se puede gozar de lo que se tiene. Por lo tanto, nos enseñaron, la felicidad deberá esperar a completar lo que falta… Y como siempre nos falta algo, la idea retoma el comienzo y nunca se puede gozar de la vida.
Pero qué pasaría si la iluminación llegara a nuestras vidas y nos diéramos cuenta, así, de golpe, que nuestras 99 monedas son el cien por ciento del tesoro, que no nos falta nada, que nadie se quedó con lo nuestro, que nada tiene de más redondo cien que noventa y nueve, que todo es sólo una trampa, una zanahoria puesta frente a nosotros para que jalemos del carro, cansados, malhumorados, infelices o resignados. Una trampa para que nunca dejemos de empujar y que todo siga igual… ¿Cuántas cosas cambiarían si pudiéramos disfrutar de nuestros tesoros tal como están?

(De autor desconocido)

TÚ ELIGES ESTAR TRISTE O VIVIR CON ALEGRÍA…


A veces la vida es dura, pero si la sentimos cruel quizás debiéramos mirar nuestro interior. Tenemos sobrada capacidad para ser fuertes, reponernos y decidir ser felices a pesar de todo.

Yo decido ser feliz, tú también puedes hacerlo.
Piensa que lo único que nadie te puede quitar es la libertad de tus pensamientos y sentimientos. Te pueden controlar todo, menos tu manera de pensar o de ver las cosas.
Eso es algo que sólo te pertenece a ti.

En ti está el poder elegir como quieres estar.
Es necesario enfrentarse a los miedos, con una realidad que muchas veces no tiene nada de bonito, pero al hacerlo eso nos ayuda a definir cual será la respuesta que demos antes la situación.
Sólo tú sabes cual será la respuesta a todos tus miedos. Pero hay algo que está a tu favor: que todo depende de ti, tú sabes como resolver la situación, sólo tú.

En la vida se pasa por muchas situaciones de dolor, de buenas y malas experiencias, ausencias de los que amamos y que hoy ya no están a nuestro lado. Muchas son las lágrimas que se derramaron o que aún brotan. Humillaciones y sufrimientos habremos pasado por la vida, pero a pesar de todo lo negro que sea vea el panorama, la decision es tuya, puedes cambiar tu entorno y pintarlo con los colores que desees.
Tú decides, la elección es tuya.

Si sólo ves un mundo frío y gris, es porque tú quieres que sea así.
Cambiar depende de ti, nadie puede vivir la vida por ti -tenemos libertad de pensamiento, libertad para hacer o dejar lo que nos viene mal.
Es nuestro tiempo, es nuestro mundo, no vivas una vida que no quieres, decide. No caigas en los errores de aquellas personas que nunca nada cambian, puede que algunas cosas en la vida nunca cambien, pero tú puedes hacerlo, puedes si quieres.

Si por alguna razón estás viviendo alguna pena, tristeza o frustración, ¡tú puedes decidir cómo reaccionar ante eso que te ocurre!
Si quieres, hoy mismo puedes sentir celos, ira, hostilidad, miedo, culpa, preocupación, vergüenza o resentimiento. Todo esto lo puedes sentir si así lo decides. O tambien puedes sentir tranquilidad, esperanza, fe, amor, alegría y otros tantos sentimientos que te den estabilidad cuando decidas pensar en forma optimista y positiva.

Date cuenta de que lo que te sucede no es lo que te afecta:
es el cómo reaccionas ante esas situaciones.

Fuente:
shoshan

LA CIUDAD DE LOS POZOS



Había, una vez, usa ciudad que no estaba habitada por personas, como todas las demás ciudades del planeta. Esa ciudad estaba habitada por pozos. Pozos vivientes... pero pozos al fin.



Los pozos se diferenciaban entre sí, no sólo por el lugar en que estaban excavados sino también por el brocal (la abertura que los conectaba con el exterior). Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y metales preciosos; pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con simples agujeros pelados que se abrían en la tierra.


La comunicación entre los habitantes de la ciudad era brocal a brocal y las noticias cundían rápidamente, de punta a punta del poblado.


Un día llegó a la ciudad una "moda" que seguramente había nacido en algún pueblito humano. La nueva idea señalaba que todo ser viviente que se precie debería cuidar mucho más lo interior que lo exterior. Lo importante no es lo superficial sino el contenido. Así fue como los pozos empezaron a llenarse de cosas.
Algunos se llenaron de joyas, monedas de oro y piedras preciosas.
Otros más prácticos, se llenaron de electrodomésticos y aparatos mecánicos.
Algunos más, optaron por el arte, y fueron llenándose de pinturas, pianos de cola y sofisticadas esculturas post-modernas. 
Finalmente, los intelectuales se llenaron de libros, de manifiestos ideológicos y de revistas especializadas.

Paso el tiempo. La mayoría de los pozos se llenaron a tal punto que ya no pudieron incorporar nada más.
Los pozos no eran todos iguales, así que, si bien algunos se conformaron, hubo otros que pensaron que debían hacer algo para seguir metiendo cosas en su interior.
Uno de ellos fue el primero: en lugar de apretar el contenido, se le ocurrió aumentar su capacidad ensanchándose. No pasó mucho tiempo antes de que la idea fuera imitada. Todos los pozos gastaban gran parte de sus energías en ensancharse para poder hacer más espacio en su interior.


Un pozo, pequeño y alejado del centro de la ciudad, empezó a ver a sus camaradas ensanchándose desmedidamente. Él pensó que si seguían hinchándose de tal manera, pronto se confundirían los bordes y cada uno perdería su identidad. Quizás a partir de esta idea se le ocurrió que otra manera de aumentar su capacidad era crecer, pero no a lo ancho sino hacia lo profundo. Hacerse más hondo en lugar de más ancho.

Pronto se dio cuenta que todo lo que tenía dentro de él le imposibilitaba la tarea de profundizar. Si quería ser más profundo debía vaciarse de todo contenido. Al principio tuvo miedo al vació, pero luego, cuando vio que no había otra posibilidad, lo hizo.

Vacío de posesiones, el pozo empezó a volverse profundo, mientras los demás se apoderaban de las cosas de las que él se había desecho. Un día, repentinamente el pozo que crecía hacia adentro tuvo una sorpresa: ¡¡¡Adentro, muy adentro, y muy en el fondo encontró agua!!!

Nunca antes otro pozo había encontrado agua.
El pozo superó la sorpresa y empezó a jugar con el agua del fondo, humedeciendo las paredes, salpicando los bordes y por último sacando agua hacia afuera. La ciudad nunca había sido regada más que por lluvia, que de hecho era bastante escasa, así que la tierra alrededor del pozo, revitalizada por el agua, empezó a despertar. Las semillas de sus entrañas, brotaron en pasto, en tréboles, en flores y en tronquitos endebles que se volvieron árboles después. La vida explotó en colores alrededor del alejado pozo al que empezaron a llamar "El Vergel".

Todos se preguntaban cómo había conseguido el milagro. 
- Ningún milagro -contestaba El Vergel - hay que buscar en el interior, hacia lo profundo.

Muchos quisieron seguir el ejemplo del Vergel, pero desecharon la idea cuando se dieron cuenta que para ir más profundo debían vaciarse. Siguieron ensanchándose cada vez más para llenarse de más y más cosas.

En la otra punta de la ciudad otro pozo, decidió correr también el riesgo al vacío. Y también empezó a profundizar. Y también llegó al agua. Y también salpicó hacia fuera creando un segundo oasis verde en el pueblo.
- ¿Que harás cuando se termine el agua? - le preguntaban.
- No sé lo que pasará - contestaba - Pero, por ahora, cuanto más agua saco más agua hay.

Pasaron unos cuantos meses antes del gran descubrimiento.
Un día, casi por casualidad los dos pozos se dieron cuenta de que el agua que habían encontrado en el fondo de sí mismos era la misma. Que el mismo río subterráneo que pasaba por uno inundaba la profundidad del otro.
Se dieron cuenta de que se abría para ellos una nueva vida. No sólo podían comunicarse, de brocal a brocal, superficialmente, como todos los demás, sino que la búsqueda les había deparado un nuevo y secreto punto de contacto: La comunicación profunda que sólo consiguen entre sí, aquellos que tienen el coraje de vaciarse de contenidos y buscar en lo profundo de su ser lo que tienen para dar.


(Cuento de Jorge Bucay, llevado magníficamente a escena
por el grupo de teatro "No Ni Na")

LA NUEZ, EL ALIMENTO MÁS NUTRITIVO

 

Las nueces contienen más y mejores antioxidantes que otros frutos secos de cáscara.

Los estudios han demostrado que los frutos secos, en particular los de cáscara dura, son alimentos muy nutritivos y buenos para la salud, en particular para el bienestar del corazón.

Ahora, una nueva investigación centrada en los frutos de cáscara dura encontró que, entre ellos, la nuez es un producto natural "casi perfecto" por su alto nivel de antioxidantes y proteínas.

Además de sus beneficios nutricionales, estos productos contienen altos niveles de polifenoles, compuestos químicos antioxidantes que ayudan al organismo a contrarrestar los efectos de las moléculas que causan oxidación y dañan a las células.

Estudios pasados sugieren que el consumo regular de estos frutos secos puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cdeterminados tipos de cáncer y diabetes tipo 2.


Más y mejores antioxidantes

Según los científicos de la Universidad de Scranton, Pensilvania (EE.UU.), entre todos los frutos secos de cáscara dura las nueces contienen una combinación de antioxidantes mayor en número y calidad que cualquiera de ellos.

El estudio -que fue presentado durante la Reunión Anual de la Sociedad Química Estadounidense- analizó los niveles de nutrientes en nueve tipos de frutos de cáscara dura: las nueces, pistachos, almendras, cacahuates (maníes), nuez de Brasil, piñones, anacardo (castaña de cajú o nuez de la India en distintos países), macadamias y pacanas.

"Un puñado de nueces contiene casi dos veces más antioxidantes que una cantidad equivalente de otro fruto seco de cáscara dura que se consume comúnmente" Dr. Joe Vinson, Universidad de Scranton, EE.UU.

Todos estos productos son ricos en nutrientes como vitamina E, minerales, y ácidos grasos monoinsaturados y ploiinsaturados.

Los científicos encontraron que la nuez contenía más antioxidantes polifenoles que cualquier otro fruto.

"Hallamos que está por encima de los manís, las almendras, las pacanas, los pistachos y otras nueces", afirma el doctor Joe Vinson, quien dirigió el estudio.

"Un puñado de nueces contiene casi dos veces más antioxidantes que una cantidad equivalente de otro fruto seco de cáscara dura que se consume comúnmente".

"Pero lamentablemente la gente no come suficientes nueces. Y este estudio muestra que se debe ingerir más de este producto como parte de una dieta sana", añade el investigador.

El doctor Vinson encontró que las nueces no sólo contienen más antioxidantes que otros frutos secos, sino que además los antioxidantes que contiene son mucho más poderosos y potentes.

Por ejemplo, los polifenoles antioxidantes de la nuez son entre cuatro y 15 veces más potentes que la vitamina E, que -se sabe- es muy beneficiosa por sus poderosos efectos antioxidantes.

El estudio analizó el nivel de antioxidantes en nueve tipos de frutos secos.

Otra ventaja para elegir a la nuez como una fuente de antioxidante, dice el doctor Vinson, es que no suele comerse tostada como otros frutos secos.

"El calor que se desprende al tostar el fruto por lo general reduce la calidad de sus antioxidantes", afirma.

"La gente come nueces crudas y sin tostar, y así se obtiene toda la efectividad de esos compuestos", agrega.

Una creencia equivocada sobre estos productos, por la cual no se suelen comer grandes cantidades de ellos, es que se piensa que engordan por su alto contenido de calorías y grasas.

Grasas "buenas"

Pero tal como señala el doctor Vinson, "las nueces contienen grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, que son 'grasas buenas', y no contienen las dañinas grasas saturadas que pueden causar estrechamiento de las arterias".

Y para completar sus beneficios como alimento "casi perfecto", las nueces son una fuente rica de proteínas de alta cantidad, que según los investigadores pueden sustituir a la carne, además de vitaminas, minerales, fibra y están libres de lácteos y gluten.

Según el doctor Venison, basta con comer unas siete nueces al día para obtener todo el potencial de los beneficios a la salud de estos productos.

Fuente: BBC Ciencia