DIOS y YO



“Eres el gran silencio que aquieta mis sienes, 
el terror que invade mi corazón,
el abismo de nada donde se despeñan mis pensamientos,
el vacío en que naufrago y que hace brotar mi vida,
mi vida, para ocultarme de ti”
Maria Zambrano


"Vengo a Ti para que me acaricies
antes de comenzar el día.
Que tus ojos se posen
un momento sobre mis ojos.
Que acuda a mi trabajo sabiendo
que me acompañas, Amigo mío.
¡Pon tu música en mí
mientras atravieso el desierto del ruido!
Que el destello de tu Amor
bese las cumbres de mis pensamientos
y se detenga en el valle de la vida,
donde madura la cosecha"
.Rabindranath Tagore


"Dios es yo; y yo soy Dios precisamente cuando ceso de ser yo". Al-Hallaj


HECHOS INCONTROVERTIBLES


Cuenta la leyenda que, con frecuencia, los discípulos de Buda se lamentaban de que había acontecimientos o hechos que no podían modificarse o incluso se esforzaban por cambiar situaciones inevitables y luego, al no conseguirlo, se quejaban de que así hubiera sido. Buda tenía que soportar pacientemente las quejas y los lamentos de algunos de estos discípulos que se desanimaban por no poder cambiar ciertas circunstancias y eventos. Reunió a todos los que así procedían y les dijo:

-Es de sabios aceptar lo inevitable; es de sabios modificar lo que pueda ser cambiado para bien; es de sabios saber qué se debe aceptar y qué se puede modificar.

Después de unos momentos de pausa, agregó:
-Quiero que vayáis al estanque más cercano y hagáis lo siguiente: llevad con vosotros una roca y un bidón de aceite. Arrojad la roca al lago y echad una buena cantidad de aceite. Regresad después y contadme lo sucedido.

Los discípulos siguieron las instrucciones de Buda. Llegaron hasta el estanque y a sus aguas arrojaron la roca y una buena cantidad de aceite. Estuvieron observando unos instantes lo sucedido y regresaron junto Buda, que les preguntó:
-¿Qué ha sucedido?

Uno de los discípulos habló por todos:
-Hemos comprobado que la roca se ha hundido y la mancha de aceite ha flotado.

Y el maestro les dijo:
-Pues aunque consumierais toda vuestra existencia sentados a la orilla del estanque anhelando que la roca flotase y la mancha de aceite se hundiese, no lo conseguiríais. Simplemente, es la ley de los hechos incontrovertibles.

(Autor desconocido)

SE FELIZ

Ser feliz no es tener un cielo sin tempestades, caminos sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones 
Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.

Ser feliz no es sólo valorar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza. 
No es sólo conmemorar el suceso, sino aprender lecciones en los fracasos. 
No es sólos tener alegría con los aplausos, sino encontrar alegría en el anonimato. 


Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones y períodos de crisis. 
Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista de quien sabe viajar para dentro de su propio ser. 
Ser feliz es dejar de ser victima de los problemas y volverse un actor de la propia historia
Es atravesar desiertos fuera de si, mas ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma. 
Es agradecer al Universo, cada mañana, por el milagro de la vida. 


Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos. 
Es saber hablar de si mismo. 
Es tener coraje para oír un “NO". 
Es tener seguridad para recibir una critica, aunque sea injusta. 

Es besar a los hijos, mimar a los padres y tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran. 
Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple que vive dentro de cada uno de nosotros. 


Es tener madurez para decir “ME EQUIVOQUE". 
Es tener la osadía para decir “PERDÓNAME". 
Es tener sensibilidad para expresar “TE NECESITO". 
Es tener capacidad de decir "TE AMO".

Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades 
para ser feliz... 
Que en tus primaveras seas amante de la alegría. 
Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría. 
Y, cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.


Pues así serás cada vez mas apasionado por la vida. 
Y descubrirás que... 
Ser feliz no es tener una vida perfecta. 
Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia. 
Usar las perdidas para refinar la paciencia. 
Usar los fallos para esculpir la serenidad. 
Usar el dolor para lapidar el placer. 
Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia. 


Jamás desistas. 
Jamás desistas de las personas que amas. 
Jamás desistas de ser feliz, 
pues la vida es un espectáculo imperdible 
¡Y ERES UN SER HUMANO ESPECIAL!


(Autor desconocido)

EL TAO


El concepto totalizador del Tao sirve para definir el llamado Orden Natural que el Taoísmo propone como el funcionamiento armónico de la naturaleza. Así, el Tao es el ejemplo a seguir que los taoístas toman para aplicarlo a los diferentes aspectos de la vida.

Hay un flujo en el universo que se llama Dao, o Tao.

El Tao fluye lentamente, nunca para y es increíblemente poderoso, manteniendo las cosas del universo en orden y equilibrio. Se manifiesta a través de cambios de estaciones, ciclos vitales o mutaciones de poder u orden.

El Tao es la ley de todo. Si sigues el Tao te haces uno. 

Conviene, además, comprender el Chi (aliento vital o energía), porque el Chi y el Tao van de la mano, ya que el Chi es la energía que circula en el universo, por lo que se podría decir que el Tao es flujo de Chi. 

El concepto del Tao se basa en aceptar que la única constante en el universo es el Cambio y que debemos aceptar este hecho y estar en armonía con el. 

El cambio es el flujo constante del ser al no ser, de lo posible a lo real, del yin a yang, de lo femenino a lo masculino, permaneciendo en la unidad.


Escuchar Tao Te King completo, recitado.

CÓMO NACIÓ LA PRIMAVERA (Cuento de hadas)





Hace tiempo, en la triste y fría comarca de Grisálida se convocó a un concilio de hadas del mundo. Asistían desde las mas ancianas hasta las niñas hadas recién recibidas...

El hada-abuela-madrina dio la bienvenida y la consigna del día:
-¡Necesitamos una comarca alegre!....Todas a poner ideas....

Casi todas dieron ideas pero ninguna convencía.
Hasta que una tímida niña hadita, recién graduada, levantó a mano y dijo:.
-Tenemos que inventar los colores, los gustos, las fragancias y los trinos...
Y su primo el duende Verano dijo:
-Y que todos se enamoren y no haga tanto frío...
Todas gritaron.
-¡¡¡Siii... !!!- 
Y aplaudieron...

Esa madrugada, todas tomadas de la manos, en círculo, juntaron sus poderes e invocando las palabras mágicas de todas las varitas surgió un hermoso arco iris que inundó la comarca y parte del mundo. Y los pájaros, las flores, las frutas se llenaron de bellísimos colores, trinos, gustos y fragancias exquisitas. El clima se templó y todos andaban con las mejillas rosadas, con caras de enamorados..

Y así en agradecimiento de la hadita PRIMA del duende VERAno quedó el nombre de la nueva estación: PRIMAVERA, que comienza todos los 20 de marzo de cada año, en el hemisferio norte (21 de Septiembre de cada año, en el hemisferio sur), con al regreso de las golondrinas.

(Pilar, 13 años) 

ENTRADA DE LA PRIMAVERA 2014



La primavera de 2014 comienza hoy,  jueves 20 de marzo, a las 17h 57m, hora oficial peninsular (a las 16h 57m en Canarias). Esta estación durará 92 días y 18 horas, y terminará el 21 de junio, con el comienzo del verano.

El inicio de la primavera

El inicio de las estaciones viene dado, por convenio, por aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol. En el caso de la primavera, esta posición es aquella en que el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el norte. Cuando esto sucede, la duración del día y la noche prácticamente coinciden, y por eso, a esta circunstancia se la llama también equinoccio de primavera.
En este instante en el hemisferio sur se inicia el otoño.

Esta es la época del año en que la longitud del día se alarga más rápidamente. El Sol sale, por las mañanas, antes que el día anterior y, por la tarde, se pone después. Como consecuencia, al inicio de la primavera el tiempo en que el Sol está por encima del horizonte aumenta casi tres minutos cada día.

Actividad solar.

La actividad del Sol se caracteriza por la presencia en su superficie de manchas, fulguraciones y protuberancias, y en la Tierra, se aprecia en alteraciones en la propagación de las ondas de radio y en una mayor presencia de auroras polares. Esta actividad sigue un periodo de aproximadamente 11 años, y está asociada al ciclo magnético del Sol. Actualmente nos encontramos en el ciclo solar número 24 que comenzó en diciembre de 2008 y se espera que llegue a su máximo en abril de 2014. Según las estimaciones realizadas por NOAA y Space Weather Prediction Center, durante la primavera el número de manchas solares alcanzará valores entre 71 y 94. Gráficas con el número de manchas solares en los últimos años y predicciones de la evolución del ciclo 24 pueden encontrarse en: NOAA / NWS Space Weather Prediction Center.

Eclipses

A lo largo de la primavera habrá dos eclipses, uno de Luna y uno de Sol. El día 15 de abril un eclipse total de Luna será visible en Australia, océano Pacífico y América, alcanzará su máximo a las 9h 46m, hora oficial penínsular. Este eclipse será visible en España, en península y Baleares como penumbral y en Canarias como parcial. Dos semanas más tarde, el 29 de abril, un eclipse anular de Sol será visible en Oceanía, el océano Pacífico sur y la Antártida, pero no será visible en España.

Luna llena.

La primera luna llena de la primavera se dará el 15 de abril, siendo el domingo siguiente (20 de abril) el Domingo de Pascua. En esta primavera se darán otras dos lunas llenas: 14 de mayo y 13 de junio.

Visibilidad de los planetas.

Marte, muy brillante, pasará de verse toda la noche al principio de la primavera a ser visible al anochecer a partir de mediados de abril. Saturno pasará de ser visible al amanecer al principio de la primavera, a verse durante toda la noche y terminará la primavera visible sólo al anochecer, la inclinación de sus anillos será bastante favorable para su observación; además, el día 10 de mayo se producirá su máximo acercamiento anual a la Tierra, alcanzando su disco un diámetro de 18,9”. Por otro lado durante toda la primavera Júpiter será el lucero vespertino y Venus el matutino.

Cambio de hora

El cambio de hora se produce, como es habitual, al iniciarse el último domingo de marzo. A las 2 de la madrugada hora peninsular del domingo 30 de marzo habrá que adelantar el reloj hasta las 3 (la 1 de la madrugada en Canarias pasará a ser las 2), con lo que este día tendrá, oficialmente, una hora menos.

LA AUTOESTIMA

Sobre la autoestima hay una consideración muy importante: La autoestima no es una propiedad exclusiva de la psicología y esto porque la autoestima no está relacionada solamente con nuestro comportamiento psicológico. Somos mucho más que nuestra mente. Al hablar de la autoestima no podemos seguir patrones ya caducados de que somos hechos por partes separadas e independientes o sin cualquier relación entre ellas. ¡No es así! Somos seres muy complejos y nuestra parte mental está relacionada con la emocional y con la espiritual. No podemos separar del todo que somos nosotros, la parte mental de la emocional, y tampoco separar estas dos de la parte física o de la espiritual. Todas están relacionadas. De forma que la autoestima no puede ser dominio exclusivo de la parte mental. De hecho si pensamos que tener autoestima significa sentir alegría por aquello que somos y tenemos en nosotros mismos entonces estamos hablando del campo emocional pues la alegría es una emoción, un sentimiento y no un pensamiento y hablamos del campo espiritual si podemos sentirnos conectados con nuestro ser interior y por sentir que hacemos parte de un todo y que hemos encarnado en este cuerpo físico que nos sirve de vehículo en este viaje hacia una evolución espiritual. Si con base en esto nos aceptamos y amamos más entonces podemos fácilmente concluir que la autoestima también tiene relación con nuestra parte espiritual.

Lo que tenemos dentro
Cuando somos niños, hasta aproximadamente los 7 años de edad nuestros padres según sus sistemas de pensamientos y creencias nos van diciendo ya sea a través del lenguaje verbal o no verbal, a través de sus reacciones lo que es bueno o aceptable y lo que es malo e inaceptable. Cuando somos niños somos bastante perceptivos, comprendemos e interpretamos lo que percibimos y aprendemos, qué es lo que está bien y lo que no. Qué es lo apropiado y lo que no. Qué es lo correcto, lo bonito, lo apreciado y lo que no lo es. De forma que, como seres inteligentes que somos y porque necesitamos la aprobación y el amor de nuestros padres, a todo lo aprendido lo vamos adoptando como nuestra forma de ser y vamos formando nuestra personalidad. Por veces la forma en que nos comportamos, aquello que realmente apreciamos, o lo que queremos, no recibe aprobación. Entonces nuestra reacción es algo como: “bueno, yo no puedo ser así” o “yo no puedo pensar así” o “yo no debo hacer esto y pensar lo otro”. Y lo archivamos. Lo guardamos en un “arca” bien cerrada para que no salga, para que no se vea, para que no se desapruebe y así seguir recibiendo la aprobación y aceptación de nuestros padres. Estas cosas nos pasan desde que nacimos hasta cuando tenemos 7 años de edad, nos marcan y nos definen y pueden seguir durante la adolescencia. Todas las cosas pasadas durante estas etapas van quedando guardadas en nuestro inconsciente emocional. Pero con el pasar de los años nos olvidamos qué es lo que hemos guardado ahí y cuándo. Es imposible recordarse porque nuestro cerebro da prioridad a otras cosas: a lo que vamos aprendiendo en la escuela, a lo que nos siguen enseñando, y claro, todo lo demás lo vamos enterrando cada vez más hondo dentro de nuestra mente emocional, de forma que acceder conscientemente es una tarea ardua y difícil. Al esconder durante tanto tiempo los pensamientos y las emociones que verdaderamente sentimos, cuando en determinados momentos afloran y condicionan nuestra forma de actuar no sabemos manejarlas. Simplemente no sabemos porque no estamos familiarizados con ellas. No estamos preparados. Las hemos guardado durante mucho tiempo y por eso no sabemos identificarlas ni definirlas, y menos aún, comprender el porqué están ahí. Las desconocemos totalmente. Si se tratan de nuestras limitaciones o llamados defectos nos resulta difícil aceptarlos y manejarlos lo que puede originar sentimientos aún más negativos como la culpa o la vergüenza, y si son cualidades no las sabemos potenciar y sacar partido de ellas. Pero lo que sí ocurre es que entre una cosa y la otra no estamos siendo nosotros mismos en nuestra esencia. No estamos siendo aquello que realmente somos porque empezamos a dejarlo de ser desde hace mucho tiempo. Así que es importante saberlo ahora. Es importante saber qué es lo que ocurre en nuestro interior y una vez lo tengamos aceptado podemos empezar nuestro trabajo personal de acceder, de desenterrar todo aquello que hemos venido escondiendo desde hace tanto tiempo.

La observación consciente
Una de las formas de acceder y saber qué es lo que llevamos dentro es a través de la observación consciente. Los momentos de introspección son muy importantes. Para ello hay que pasar mucho tiempo a solas con uno mismo. Si tenemos una vida social demasiado intensa, muy difícilmente podremos tener tiempo y disponibilidad mental y emocional para acceder a nuestro interior. Cuando pasamos mucho tiempo a solas estamos obligados a permanecer con nosotros mismos y eso es esencial para nuestro autoconocimiento. Pasar mucho tiempo con uno mismo es un punto de partida. Nos sirve para hacer un balance de las diversas experiencias vividas, analizarlas, comprenderlas e integrarlas. Y eso es posible pasando algún tiempo con uno mismo y a través de una observación consciente.Otra de las formas que permite conocernos mejor es a través de las relaciones con los demás: nuestras parejas, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, todos reflejan partes nuestras, por lo que podemos ir descubriendo una por una esas partes que tenemos dentro y que desconocíamos. Pero, una vez tomada consciencia de esas características, ¿qué hacer con ellas? ¿Cómo manejarlas?

En el camino de la Autoaceptación
Saber lo que realmente tenemos dentro, formas de pensar, creencias, ideas o prejuicios, significa que nos conocemos mejor, que hemos profundizado en nuestro autoconocimiento. Una autoestima sana requiere que de base aceptemos aquello que somos. Esto no significa que nos tienen que gustar todas nuestras características, pero sí reconocerlas y aceptarlas. Es muy parecido a lo que ocurre con nuestros seres queridos. No siempre nos gustan todas sus características, no obstante las aceptamos. Entonces, ¿por qué no aceptar nuestras características? ¿Sólo porque son nuestras? Hemos de eliminar el concepto que mayoritariamente tenemos de nosotros y que es el de que tenemos que ser perfectos. De hecho ¡ya lo somos! El hecho de que tengamos características que no nos gusten del todo no significa que seamos imperfectos. ¡No! Al contrario, la perfección viene del equilibrio. Y el equilibrio viene de la relación entre una dirección y otra, entre el positivo y el negativo, del ying y del yang, de forma que tener rasgos positivos y otros negativos significa que estamos equilibrados si aceptamos ambas partes y si estamos equilibrados ya somos perfectos. ¡Es así de simple! Está totalmente obsoleto y caducado lo que nos han enseñado de que para ser perfectos no habríamos de tener características de las llamadas o consideradas negativas. Aparte que las características no pueden ser consideradas negativas desde un punto de vista estático. Son positivas o negativas según el contexto y el momento en que nos encontramos. Ha de ser visto desde una perspectiva dinámica. Si una situación es de por sí menos agradable, ¿qué nos va a aportar si empezamos a criticarnos, juzgarnos y culparnos a nosotros mismos? De esa forma no nos damos mucho apoyo, no somos cariñosos, pacientes y amables con nosotros. ¿Nos habremos realmente dado cuenta de cómo nos tratamos? Imagina que caminas junto a un amigo tuyo y que por el camino te pasa de todo: tropiezas, te caes, caminas y chocas con los postes de electricidad, la gente te empuja, te mira con mala cara. Ante este escenario imagina que tu amigo empieza a chillarte a gritos, a criticarte y culparte de todo lo sucedido. ¿Cómo te sentirías? ¿Encontrarías sentido en esta forma de comportarse? Como mínimo pensarías que tu amigo está loco ¿verdad? A lo mejor te apartarías y huirías de él tan lejos cuanto pudieras… Pues ahora piensa cómo será para tu ser interior, cómo se siente cuando te pasan cosas desagradables a ti y te criticas, te culpas, te enrabias y que, lo peor de todo, no puedes huir de ti mismo… ¿Te das cuenta del daño que te haces? Además sin poder tener las perspectiva que te permita tener consciencia de ello. Simplemente la forma que muchas veces tenemos de tratarnos a nosotros mismos ¡es terrible! A veces somos como nuestros peores enemigos. ¿Cómo vamos a evolucionar positivamente así? ¡Es prácticamente imposible! Hemos de reconsiderar la forma como nos tratamos. La parte emocional y mental precisa a veces de la parte espiritual para dar un poco de sentido al porqué nos pasan determinadas situaciones. Solamente a través de una comprensión más espiritual podemos avanzar en el emocional y luego racionalizar e integrarlo s través del mental. No podemos definir la palabra autoestima sin relacionar la parte emocional con la espiritual. No es importante dónde empieza nuestro trabajo personal. El camino por sí solo nos conducirá. Hace parte de nuestra propia evolución como personas y por eso hemos venido a este planeta. Para evolucionar, para aprender, para amar. Pero sólo podemos amar a todo lo externo a nosotros cuando primero de verdad nos amamos a nosotros mismos, obligatoriamente. Es el propósito de nuestra alma y también las cualidades que la componen: Felicidad, Alegría, Amor. Son cualidades innatas del alma, que somos mucho más conscientes de ellas cuando realmente nos aceptamos a nosotros mismos, cuando nos aceptamos verdaderamente a nosotros mismos. Todas las cosas a las que llamamos negativas en la vida, son señales que la vida nos da de forma a saber en qué punto nos encontramos de nuestra evolución, señales que nos indican y reflejan el grado de Amor que tenemos por nosotros mismos y cuál la dirección a seguir. Todo lo que nos pasa en el exterior no es más que un reflejo de lo que llevamos dentro. Si aprovechamos lo que nos pasa como una enseñanza y una oportunidad para rectificar o corregir determinadas pautas, aprenderemos la forma en la que debemos actuar, en qué debemos prestar atención y así poder amarnos más a nosotros mismos. Tan sólo hay que estar atento y observar.

El equilibrio del universo
En el Universo todo es perfecto y equilibrado: el Sol es el centro de nuestro sistema solar, alrededor del cual giran todos los planetas. Si a nuestro apreciado Sol le pasara algo que hiciera que dejase de emitir energía, luz y calor, todos los planetas se verían afectados de tal forma que lo más probable es que la vida existente en todos ellos, incluida la Tierra, se extinguiera. No obstante, si en uno de los planetas ocurriera una catástrofe que le extinguiera la vida, el Sol no se vería afectado y, muy probablemente tampoco los demás planetas, es decir, el sistema solar mantendría su equilibrio pese a que la vida en ese planeta fuera escasa o inexistente. Si hacemos una analogía entre nuestro sistema solar y nuestra vida, considerando que nuestra esencia, nuestro ser interior y el amor hacia uno mismo representa nuestro Sol, y que todas las áreas que componen nuestra vida son los planetas, entonces podremos deducir que si no nos queremos lo suficiente, si de verdad no nos amamos y cuidamos a nosotros mismos, todos los ámbitos de nuestra vida (planetas) pueden verse verdaderamente afectados: nuestra salud, nuestras relaciones, el amor, el trabajo, nuestra situación económica. No obstante, si algún área de nuestra vida no funciona lo suficientemente bien pero sí nos cuidamos y amamos podremos siempre mantener nuestro equilibrio de forma a que los restantes ámbitos de nuestra vida no se vean afectados. Además lo más probable es que la parte afectada lo sea durante un período muy corto, un estado pasajero. Es importante pues mantener nuestro Sol, nuestra luz pues tal como el Sol que estando bien aporta energía a todos los planetas también sólo amándonos a nosotros mismos podremos aportar energía a todo lo relacionado con nuestra vida.

La decisión de ser feliz
Tener una autoestima sana y elevada es una decisión de cada uno. Se trata de una intención. De un querer. De un hacer. De un estar. Todo, absolutamente todo en nuestra vida es el resultado de una decisión. Incluida la decisión de ser feliz. Se podría inventar una palabra nueva que diera énfasis a la palabra feliz. Algo como la diferencia entre escribir feliz y ¡FELIZ! ¿Verdad que suena distinto? Somos una expresión maravillosa de la vida. Somos una creación suprema. Somos creadores. Recorramos a la simplicidad de las cosas. La mejor manera de intentar ser feliz es SER FELIZ AHORA. Es imprescindible preguntarse qué es lo que realmente nos hace felices. La respuesta la tiene cada uno. Tomar conciencia de lo que es ser feliz, es la felicidad en sí misma. Asumamos nuestra felicidad a través de asumir nuestra responsabilidad. Si eres responsable de ti mismo, si puedes ser tú mismo, entonces ¡eres el dueño de tu felicidad y el dueño de tu Vida!

Artur José Lopes

TUS CREENCIAS

Tus creencias, la información que tienes sobre como funciona la realidad, sobre como te ves a ti mismo y como crees que es Dios, convierten el flujo de emociones creadas por la vida que te rodea en sentimientos positivos o negativos. Estos inducen pensamientos optimistas o pesimistas y determinan decisiones acertadas o equivocadas. Es decir, tus creencias determinan si eres feliz o si vives frustrado...

Son tus creencias, la mezcla de información falsa y verdadera, de dogmas, desinformación, propaganda y limitaciones mentales que tienes implantada en tu subconsciente, las que determinan tu personalidad, tu carácter, tus decisiones y tus conductas. 

Son tus creencias, las que filtran, modifican, rechazan o reprimen la información que busca llegar a tu consciencia. Distorsionan la percepción que tienes de la realidad y crean un falso modelo de lo que es realmente la vida…

Son tus creencias las que conforman tu ego. Fueron implantadas en tu tierna infancia por las herencias que recibiste de tus 4 correspondencias de aprendizaje: 
1-De las características y limitaciones que heredaste del LUGAR donde naciste, de su religión predominante, su cultura, organización social y económica, determinaron las normas y leyes que aceptaste como tuyas. 
2-De las creencias que te implantaron tus padres y tus RELACIONES más cercanas, las que ellos heredaron de sus propios padres y de toda sus generaciones anteriores, las que determinaron tus creencias sobre soledad y compañía. 
3-De la herencia de tu línea genética que determinó las características de tu CUERPO, tus capacidades físicas, tu inteligencia, tus capacidades para razonar e intuir y por lo tanto tus creencias sobre salud y enfermedad. 
4-De los RECURSOS que heredaste por nacer en el seno de tu familia, que determinaron tu capacidad de manifestación, tu clase social, económica y por lo tanto tus creencias sobre escasez y abundancia. Esa información fue implantada cuando eras un niño, moldeable e inconsciente, incapaz de discernirla y provenía de tus seres queridos, por lo que la aceptaste toda como verdadera...

Ahora eres un adulto y tu función es verificar por prueba y error si la información que recibiste, la que fundamenta tu identidad, tu carácter y tu visión de la realidad, es falsa o verdadera. Lo puedes discernir solo si reflexionas sobre los resultados que producen en tu vida, las decisiones que tomas fundamentadas en ese sistema de creencias que heredaste. Si los resultados que obtienes son de conflicto, pérdida de energía vital, enfermedad, depresión y sufrimiento, esa información que creías verdadera es realmente falsa, porque solo lo falso genera sufrimiento. 

Por el contrario, si los resultados que obtienes son de armonía, abundancia, salud, buena compañía, paz interior y gozo de ser, puedes tener la certeza que la información que utilizaste para tomar tus decisiones y la conducta con las que las llevaste a cabo, son verdaderas, porque solo lo verdadero genera armonía…De esta manera, por prueba y error, al reflexionar sobre los resultados que obtienes, acumulas comprensión sobre que crea orden y no caos en tu vida, acumulas los dones, virtudes y habilidades que generan el perfeccionamiento de tu alma y la evolución de tu consciencia... 

Fernando Malkun

EL QUE AMA NO AGOTA AL SER QUERIDO

Una persona se agota cuando la consideramos un recurso o un espejo. Se agota cuando nos aferramos, cuando compramos su libertad ...a cambio de amor. Se agota cuando se cansa de cargar con nuestras expectativas, cuando se harta de simular para caber en su rol, cuando ya no puede ser espontánea con nosotros porque está tratando de acomodarse.

Agotamos cuando nuestro amor o nuestro odio es intenso pero mezquino, cuando ese amor o ese odio quiere “todas las perdices”, no se contenta con la única perdiz, la necesaria y la suficiente. Pasa que abusamos de la gente, eso es agotarlos. 

Agotamos a una persona cuando la tenemos prisionera de un afecto, cuando especulamos, cuando usamos la lógica del comerciante, cuando llevamos una libreta donde apuntamos todas sus faltas y luego vamos, como infames recaudadores, a cobrárselas.

Agotamos si celamos, pero también si descuidamos al otro. Agotamos a una persona querida cuando nuestro querer está repleto de exigencias, cuando hemos hecho contratos, cuando estamos llenos de promesas incumplidas y cuando la volvemos a atar a una nueva promesa.

Agotamos cuando lo que amamos en el otro es el amor que nos tiene.Una persona se agota si nosotros, como parte de su historia personal, le infringimos cautiverio, la arrinconamos a su pasado, no la dejamos ser por nuestros prejuicios, creemos saber todo de ella y la damos por sentada, despreciamos sus intentos de cambio.

Un guerrero si ama, no agota a su amado. Porque trata siempre de tener ojos nuevos para la relación, porque hace que fluya creativamente, porque hace ofrendas y no exige, ni corrige, ni tolera, ni simula, ni amenaza. Un guerrero cuando ama se da, pero no da lo que no puede, lo que es ilegítimo mantener como propio en una relación de poder: su libertad.

Diego Galo Ulloa

EL GRAN MUDRA DE LA CABEZA



LOS DOLORES DE CABEZA TIENEN UNA GRAN VARIEDAD DE CAUSAS.
Puede ser por tensión en los ojos, el cuello, la espalda, problemas digestivos o también en los senos para nasales y frontales.
Todo esto puede resultar en demasiada energía que se centra en la cabeza, y esto conduce a la tensión que causa dolor en la cabeza.

El Mudra Mahasirs (gran mudra de la cabeza) nos ayudara a liberar la tensión pues equilibra la energía, tiene un efecto de alivio de tensión, y elimina la congestión de la mucosa de los senos frontales y paranasales.

SU EJECUCIÓN:
La punta de su dedo pulgar, el dedo índice y el dedo medio se tocan entre sí. 
El dedo anular en el pliegue de la base del pulgar . 
Y el dedo meñique extendido. 

Haz esto con cada mano.
 
Hazlo las veces que los necesites y el tiempo que te sea cómodo.. 

Puedes acompañarlo con la respiración y al l exhalar, imagina que las ondas de energía están fluyendo desde su cabeza hasta su cuello, la espalda, los brazos y las piernas, yendo través de tus manos y pies. 

Entonces irás sintiendo tu cabeza más clara, fresca, limpia.


EL AMOR INCONDICIONAL. Indios Hopi


Eres único, diferente de todos los otros.

Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio…

No veo error alguno en las cosas que puedas decir, ni hacer, sentir y creer, porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti.

No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón.

No he estado donde tu has estado ni experimentado lo que has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única.

Te aprecio exactamente como eres, siendo tu propia y singular chispa de la Conciencia Infinita, buscando encontrar tu propia forma individual de relacionarte con el mundo.

Sin reserva ni duda, te permito cada elección, para que aprendas de la forma que te parezca apropiada.

Es vital que seas tu propia persona y no alguien que yo u otros piensen que “deberías” ser.

En la medida de mi capacidad, sin denigrarme o ponerme en un compromiso, te apoyaré en eso.

No puedo saber lo que es lo mejor para ti, lo que es verdad para ti o lo que necesitas, porque no sé lo que has elegido aprender, cómo has elegido aprenderlo, con quien o en qué periodo de tiempo.

Solo tu puedes sentir tu excitación interna y escuchar tu voz interna, yo sólo tengo la mía.

Reconozco que, aunque sean diferentes entre si, todas las maneras de percibir y experimentar las diferentes facetas de nuestro mundo, todas son válidas.

Sin reserva ni duda admito las elecciones que hagas en cada momento.

No emito juicio sobre esto porque es imprescindible que honre tu derecho a tu evolución individual, porque esto da poder a ese derecho para mí y para todos los otros.

A aquellos que elegirían un camino que no puedo andar o que no andaría, y aunque puede que elija no añadir mi poder y mi energía a ese camino, nunca te negaré el regalo de amor que Dios me ha concedido para toda la creación.

Como te amo, así seré amado.

Así como siembro, recogeré.

Sin reserva ni duda, te permito el derecho universal de la libertad para andar tu propio camino, creando etapas o manteniéndote quieto cuando sientas que es apropiado para ti.

No puedo ver siempre el cuadro más grande del Orden Divino y así no emitiré juicio sobre si tus pasos son grandes o pequeños, ligeros o pesados o conduzcan hacia arriba o hacia abajo, porque esto sólo sería mi punto de vista.

Aunque vea que no haces nada y juzgue que esto es indigno, yo reconozco que puede que seas el que traiga una gran sanación al permanecer en calma, bendecido por la Luz de Dios.

Porque es el derecho inalienable de toda vida el elegir su propia evolución, y sin reserva ni duda reconozco tu derecho a determinar tu propio futuro.

Con humildad, me postro ante la comprensión de que el camino que veo es mejor para mi no significa que sea también correcto para ti, que lo que yo creo no es necesariamente verdad para ti.

Sé que eres guiado como yo lo soy, siguiendo tu entusiasmo interno por conocer tu propio camino.

Sé que las muchas razas, religiones, costumbres, nacionalidades y creencias en nuestro mundo nos traen una gran riqueza y nos procuran los beneficios y enseñanzas de tal diversidad.

Sé que cada uno de nosotros aprende en nuestra manera única para devolver ese amor y sabiduría al TODO.

Entiendo que si sólo hubiese una forma de hacer algo, sólo necesitaría haber una persona.

Apreciaré tu luz interna única te comportes o no dé la manera en la que considero que deberías, aunque creas en cosas que yo no creo.

Entiendo que eres verdaderamente mi hermano y mi hermana, aunque puede que hayas nacido en un lugar diferente y creas en diferentes ideales.

El amor que siento es por absolutamente todo lo que ES.

Sé que cada cosa viva es una parte de una conciencia y siento un amor profundo por cada persona, animal, árbol, piedra y flor, por cada pájaro, río y océano y por todo lo que es en el mundo.

Vivo mi vida en servicio amoroso, siendo el mejor yo que

pueda, haciéndome más sabio en la perfección de la Verdad Divina, haciéndome más feliz, más sano, y cada vez más abundante y gozoso.

Aunque a lo largo del camino puede que me gustes, sienta indiferencia por vos, o me disgustes, no voy a dejar de amarte, de honrar tu singularidad y de permitirte ser tu.

Esta es la llave de la paz y armonía en nuestras vidas y en nuestra Tierra porque es la piedra central del Amor Incondicional “

TU YO DEL PASADO





En este ensayo, Gerrit Gielen explora las consecuencias que aporta la noción del tiempo no-lineal al campo de las terapias de regresión. Argumentando que hacer contacto con tus vidas pasadas no se trata tanto de recordar algo que ya ha pasado y que está terminado. Sino que es una interacción creativa con presencias vivientes que aún están creciendo y evolucionando al igual que tú mismo. El pasado es tan abierto e indeterminado como lo es el futuro. Esto ofrece una luz nueva al significado de terapia de regresión, ofreciendo maravillosas oportunidades de sanación.

Del campo de la ciencia, la filosofía, y el misticismo proviene el argumento que dice que la progresión del tiempo lineal así como la experimentamos, realmente no existe. Esto está expresado con mayor evidencia en la Teoría de la Relatividad de Einstein, la cual explica claramente que el “ahora” no es un momento único. El momento experimentado por una persona como “ahora”, puede estar en el futuro para otra persona, y en el pasado para alguien más. Dependiendo de su posición en el espacio y de su movimiento. Eventos que ocurren al mismo tiempo para uno observador, pueden ocurrir en diferentes momentos para otro observador. Pero si el “ahora” no es un evento singular o único, entonces nuestros conceptos tradicionales de tiempo colapsan, y la división del tiempo en presente, pasado y futuro se desmorona. Esto significa que el pasado no es fijo. Todo tiene lugar en el “ahora” – incluyendo nuestras vidas “pasadas”.

¿Qué significado tiene esto para la terapia de la reencarnación y la tarea de un terapeuta de regresiones? 
Para responder esto, primero quisiera dirigirme al significado de los recuerdos. Si recordamos algo, estamos yendo, psicológicamente, hacia otro punto en el tiempo. Conectamos nuestro “ahora” con otro “ahora”, que para nosotros, se encuentra en el pasado. Sin embargo, si el pasado, presente y futuro son en realidad parte de un extendido “ahora”, entonces el pasado no es algo que sea definitivo y terminado. Recordar no es un proceso pasivo, sino una interacción con una energía viviente, es decir, una interacción con la parte de nosotros que está experimentando ese momento pasado en particular como su “ahora”- su realidad. Además, mientras nos acercamos a ese Yo-del-pasado a través de los recuerdos, la interacción fluye en ambos sentidos. Si nos conectamos con un momento en el pasado, tocamos ese otro “ahora” con nuestra energía, influimos en él, y también recibimos energía e información a cambio.

Si el tiempo lineal es una ilusión, recordar es comunicarse
Recordar es, de hecho, un proceso de comunicación. Recordar es comunicarse con el pasado. Esto también se aplica a los recuerdos de vidas pasadas. Aquí, también, un intercambio energético tiene lugar entre tu Yo-del-presente y tu Yo-del-pasado. En algún nivel, cada terapeuta de regresiones lo sabe. Un buen terapeuta nunca le pedirá a un cliente que trate de recordar algo. Él siempre hará la sugerencia de ir hacia ese recuerdo durante la regresión. Por ejemplo, puede decir “ve al verdadero origen del problema.” El terapeuta sabe que el segundo enfoque funciona mucho mejor que el primero. ¿Por qué? Debido a que esta instrucción se ajusta más a lo que realmente está sucediendo. Hay algo hacia donde ir: otro “ahora” en el cual el acontecimiento traumático se experimentó por primera vez.

¿Qué ocurre cuando conectas tu “ahora”, tu presente, con otro “ahora” y empiezas a comunicarte con la parte de ti que vive en otro “ahora”? 
El resultado de un proceso de comunicación de este tipo es la creación de un nuevo “ahora compartido”. Tan pronto como comienzas un diálogo con otra persona (en este caso con tu Yo-del-pasado), ambos están compartiendo su “ahora”, el mismo presente. Y a partir de este “presente compartido” surgen nuevas posibilidades: significa que puedes enviarle sanación y comprensión a tu Yo-del-pasado, influyendo así en el pasado de una manera real. Como el pasado no ha terminado en términos absolutos, puedes cambiarlo desde el futuro.

¿Qué significado tiene este concepto para la terapia de la reencarnación?
En mi experiencia, hay tres consecuencias importantes:

I. Sanar el pasado en lugar de revivirlo
Según el punto de vista tradicional, lo que podemos hacer con las experiencias dolorosas del pasado, en la terapia de regresión, es volver a vivirlas y, por lo tanto, suavizar la experiencia. Tomemos, por ejemplo, alguien que tiene miedo a las alturas. Él va a un terapeuta y descubre que en su vida anterior ha muerto en caída libre. Entonces, este evento es vivido un determinado número de veces y el miedo a las alturas parece haber desaparecido.

La visión tradicional diría que la caída mortal en una vida pasada ha creado un miedo que no ha podido ser procesado suficientemente, de algún modo, dando resultado a que se manifieste en esta vida como un miedo a las alturas. Ser consciente de ello y revivir la causa del miedo parecería ser la solución.

Yo, sin embargo, creo que lo que en realidad sucede es lo siguiente: en algún lugar del espacio-tiempo, alguien se está cayendo, y sintiendo miedo. El temor es tan intenso que un grito de ayuda se envía a través del espacio-tiempo y es recibido por una encarnación con una estructura psíquica similar, o por una encarnación de la misma alma, que entonces experimenta el grito de ayuda como un miedo a las alturas. Cuando esta persona entra en regresión, conecta su propia conciencia con la de la persona que está cayendo y de esa manera su miedo a las alturas se calma.

Lo esencial de dejar ir el miedo, en mi opinión, no es revivir el miedo, sino acompañar con una conciencia clara y amorosa al miedo. Esta conciencia lúcida eres tú, en el presente. Al dirigirte al pasado con la mente clara y la intención de sanar, tú realmente tocas tu Yo-del-pasado que está sufriendo, como lo hace un guía espiritual, o un “ángel guardián” si así quieres llamarlo.

Porque tú, como guía o ángel, sientes compasión por la persona con miedo, el otro tú en ese otro “ahora”, y ese otro tú puede dejar de lado su fobia y encontrar paz. En ese pasado, se habrá sentido una sensación de paz y rendición. En este caso, la persona que está cayendo a su muerte puede morir en un estado de rendición, y el trauma resultante de esta muerte será menos intenso. Al recrear el pasado de esta manera, tu presente es afectado: tú mismo, a su vez, también eres liberado del miedo a las alturas.

Estar con tu Yo-del-pasado como su guía o “ángel guardián”
Revivir un trauma de una vida pasada, una técnica que se utiliza a menudo en la terapia de regresión, sólo tiene sentido de un modo limitado. En el peor de los casos, puede traer una gran cantidad de ansiedad y tensión innecesaria. Siento que es mucho mejor para el cliente entrar en la terapia de regresión como un ayudante, como un guía y amigo para sus Yo-del-pasado que sienten dolor. Porque entonces, uno no se identifica con el problema, sino mucho más con la solución: tú no eres la víctima, sino el sanador. No es necesario volver a vivir la oscuridad, sino traer tu luz a la oscuridad.

Especialmente, antes de entrar en una vida pasada, invito a mis clientes a verse a sí mismos como un ser de luz, un ángel que puede viajar a través del tiempo y el espacio. Cuando sienten la verdad en esto, les pido que se dirijan a la persona traumatizada que se encuentra en una vida pasada, y entonces, ser su ayuda enviándole amor, ánimo y comprensión.

Una vez tuve un cliente que había considerado suicidarse en un periodo muy difícil de su vida en el que sufrió de depresión. En un momento, oyó una voz que le animó y le dijo que él no tenía que quitarse la vida. Era una voz de confianza y tranquilidad. Yo le aconsejé que viajara a ese momento difícil en el pasado desde el presente como un ángel. Al final del ejercicio, se dio cuenta de que había sido él mismo quien había sido esa voz, desde el futuro se había ayudado a sí mismo a través de ese período difícil.

II. Entender a la ansiedad inexplicable como una llamada de auxilio
Muchas personas sufren de un miedo inexplicable que en el fondo siempre está presente. Puede estar mezclado con otros sentimientos, como tristeza, dolor o ira. A menudo es un sentimiento que ha estado presente desde la infancia, sin ninguna razón aparente.

Detrás de ese miedo hay siempre un grito de ayuda. Es una llamada desde otro “ahora”, otra vida, o a veces de la propia infancia. En mi opinión, el objetivo de la terapia de regresión es descubrir qué es ese miedo, y ayudar a esa otra persona del mismo modo que ayudas a un amigo necesitado. Vas hacia esa persona, le hablas con palabras de aliento, y lo rodeas con apoyo, amor y comprensión.

En lugar de considerar el miedo persistente como una señal de que hay algo extraño y definitivamente equivocado en ti, puedes considerar como que ese miedo no pertenece a este “ahora”, sino a otro “ahora”, otro “tú” que está llegando a tus manos pidiendo ayuda. Tú – el cliente – eres el único que puede resolver el miedo trayéndole comprensión y compasión, viendo ese miedo como una llamada de ayuda de otra persona. Esta “otra persona” eres tú en otro “ahora”. En cuanto encuentras a esa persona, y lo observas con una conciencia neutral y compasiva, su miedo se convertirá en algo comprensible para ti y será más fácil aceptarlo y gradualmente dejarlo ir. La ansiedad se alivia cuando lo vemos como un problema de otra persona, porque de esta manera tú te disocias de la energía del miedo. Desde la perspectiva objetiva del “ahora”, en el que a menudo no hay motivo para temer, te das cuenta de que tú mismo eres mucho más grande que el miedo y que eres capaz de abrazarlo con una conciencia más expandida.

Así, el miedo se convierte en una puerta que te lleva a otra vida, que te conecta con otro “ahora”. Al permitirte ir gradualmente hacia ese miedo en la terapia de regresión, descubrirás su origen y entonces podrás empezar a sanarlo. A menudo, para crear el cambio necesario y para poder desvincularte del miedo, hace falta simplemente hacer una pregunta: “¿A quién le pertenece el miedo que siento?” Al abordar tu miedo como una llamada de auxilio de otro punto en el tiempo-espacio, estarás creando un puente hacia el miedo. Este puente hace dos cosas que son beneficiosas: crea distancia entre tú mismo y el miedo, y a la vez, trae sanación para el miedo.

III. Creando un nuevo pasado
Otra posibilidad que surge de esta nueva perspectiva del espacio-tiempo es la posibilidad de re-crear el pasado. Si el pasado no es fijo y definitivo, y si recordar es intercambiar energía con ese momento, entonces nuestro enfoque tradicional sobre la causalidad se cae por la borda. Tradicionalmente, los acontecimientos no pueden ser causados por eventos del futuro, sólo por eventos del pasado. Pero ¿qué pasa con el hombre en apuros – del ejemplo anterior – que oye una voz que viene desde el futuro y le dice que tenga fe y que, a causa de eso, decide seguir viviendo? Aquí, el futuro parece tener un impacto muy real en el pasado.

¿Cómo puede la idea de crear un nuevo pasado incidir en la terapia de regresión? A menudo invito al cliente a reescribir el pasado de la siguiente manera. Luego de que ellos se han dado cuenta del trauma que ocurrió en otra vida, les sugiero que se conecten con la personalidad de esa vida pasada antes de que haya ocurrido el trauma. Casi siempre hay un momento crítico, en donde la personalidad podría haber elegido un camino diferente, uno que lo hubiera llevado a un futuro más beneficioso, en el cual el trauma no se hubiese producido. Entonces como en la terapia de regresión, todavía se puede elegir el camino no tomado, uno puede escoger el camino alternativo o ” línea de tiempo ” y activarla.

Imaginemos a una mujer sensible y profética que ha sido quemada en la hoguera como una bruja en una vida anterior. Hubo momentos durante ese tiempo de vida en los cuales ella sintió la necesidad de protegerse un poco más, o tal vez huir, o romper lazos con ciertas personas. En la terapia de regresión, ella intenta conectarse con ese momento crucial, el momento en el cual ella pudo haber tomado ciertas decisiones que le hubieran evitado ser quemada en la hoguera. Si esto funciona, y el cliente se conecta emocionalmente con una realidad alternativa que podría haberse desarrollado, el trauma es borrado parcial o completamente del pasado del cliente.

Para lograr esto, se requiere de los siguientes pasos:
- El cliente realiza una conexión emocional con la vida pasada traumática. El punto de entrada es por lo general el momento del trauma en sí mismo.

- Después de eso, viaja en el tiempo a un momento antes del trauma, cuando la elección decisiva todavía es posible.

- Entonces el cliente comienza a comunicarse con la persona que ella fue en esta vida anterior. Ella le explica a esa persona por qué es que puede y debe hacer la elección positiva. Ella le alienta y le proporciona nuevos puntos de vista, desde una perspectiva mucho más amplia que la que tiene ahora. Esto creará un nuevo y compartido “ahora” con posibilidades de sanación para ambas partes.

- La personalidad de la vida pasada se siente inspirada para tomar un curso diferente y nuevo de acción, y los eventos traumáticos ya no sucederán.

Al enviar sanación a la vida pasada, a cambio se envía sanación de nuevo hacia ti. Mediante la creación de un nuevo pasado, el presente se modifica también. De acuerdo con este enfoque, el pasado no es fijo: el pasado, como el futuro, es un océano de posibilidades. Desde el presente, nuestro actual “ahora”, podemos elegir una y otra vez qué camino tomar, qué línea de tiempo activar, ya sea en el pasado o en el futuro. Nuestras vidas tienen lugar en un espacio-tiempo continuo que se mueve constantemente y cambia, estamos constantemente interactuando con nuestras otras vidas y ellas con nosotros. La parte que hace la interacción es nuestra conciencia, nuestra conciencia consciente. Esta parte es nuestra esencia y es independiente del tiempo y del espacio. Viaja a través de la red del espacio-tiempo, pero no está dentro del tiempo. Es la parte de nosotros que es eterna e inmutable.

Debido a que la conciencia misma es independiente del tiempo y el espacio, es una fuente de luz y sanación para todo lo que existe dentro del tiempo. Cuanto más conscientes somos, más nos adentramos en un reino sin-tiempo, desde donde irradiamos luz a todas nuestras vidas.

En conclusión

Soy consciente de que introducir esta nueva e impactante perspectiva sobre el tiempo y la causalidad al área de la terapia de regresión plantea muchas preguntas que no pueden responderse en el marco de este breve ensayo.

Sin embargo, siento que una noción no lineal del tiempo, que es mucho más flexible y abierta que nuestra noción tradicional, ofrece grandes promesas para esta área y le hace mucho mayor justicia a la naturaleza misteriosa de nuestra alma.

El alma es como un sol con numerosos rayos, cada uno representando una vida que a su vez expresa una parte de nuestro Yo. Todos los rayos irradian su luz simultáneamente y así están conectados en sus raíces e interactúan unos con otros a través del centro del sol.

Hace muchos años, estaba sentado en la orilla de un lago en un día caluroso de verano, mirando cómo el agua reflejaba la luz del sol. Pensé entonces en la vida como un ser humano en la tierra. Los patrones irregulares de las manchas de luz en el agua, junto con el calor, tuvieron un efecto hipnotizador sobre mí. La imagen de un sol que brilla eternamente y que se divide a sí mismo en innumerables manchas danzantes de luz parecía proporcionar una metáfora de lo que se trata la vida.

Las manchas de luz son las muchas vidas humanas que vivimos, que cada una a su manera imperfecta reflejan una fuente superior. Juntas interpretan la danza perpetua de la vida, juntas crean una perfecta totalidad. En la realidad, no hay tiempo, todo existe en un gran presente. Cuando una mancha de luz se hace más grande debido al movimiento del agua, otra se contrae inmediatamente de tamaño.

Todos tenemos muchas vidas en la tierra y están interconectadas de una manera dinámica y profundamente significativa. Todas estas vidas están orientadas hacia el mismo objetivo. Juntas reflejan una fuente superior, juntas son un Todo.

Yo creo que lo mismo pasa con la humanidad en general. A un nivel interno y profundo, un nivel fuera del tiempo, todos estamos conectados a la misma fuente de Luz. Es nuestra misión expresar esta fuente de luz de la mejor manera que podamos dentro del tiempo.

LA ENFERMEDAD DEL MIEDO

Miguel Ruiz


Quiero que te imagines que vives en un planeta donde todas las personas padecen una enfermedad en la piel. Durante dos mil o tres mil años, la gente de este planta ha sufrido la misma enfermedad: todo su cuerpo está cubierto de heridas infectadas, que Cuando la tocan, duelen de verdad. Evidentemente, la gente cree que esta es la fisiología normal de la piel. Incluso los libros de medicina describen dicha enfermedad como el estado normal. Al nacer la piel está sana pero a los tres o cuatro años de edad, empiezan a aparecer las primeras heridas y en la adolescencia, cubren todo el cuerpo.

¿Puedes imaginarte cómo se tratan esas personas? Para relacionarse entre sí tienen que proteger sus heridas. Casi nunca se tocan la piel las unas a las otras porque resulta demasiado doloroso, y si, por accidente, le tocas la piel a alguien, el dolor es tan intenso que de inmediato se enfada contigo y te toca a ti la tuya, sólo para desquitarse. Aun así, el instinto del amor es tan fuerte que en ese planeta se paga un precio elevado para tener relaciones con otras personas.

Bueno, imagínate que un día ocurre un milagro. Te despiertas y tu piel está completamente curada. Ya no tienes ninguna herida y no te duele cuando te tocan. Al tocar una piel sana se siente algo maravilloso porque la piel está hecha para la percepción. ¿Puedes imaginarte a ti mismo con una piel sana en un mundo en el que todas las personas tienen una enfermedad en la piel? No puedes tocar a los demás porque les duele y nadie te toca a ti porque piensan que te dolerá.

Si eres capaz de imaginarte esto, podrás comprender que si alguien de otro planeta viniera a visitarnos tendría una experiencia similar con los seres humanos. Pero no es nuestra piel la que está llena de heridas. Lo que el visitante descubriría es que la mente humana padece una enfermedad que se llama miedo. Al igual que la piel infectada de los habitantes de ese planeta imaginario, nuestro cuerpo emocional está lleno de heridas, de heridas infectadas por el veneno emocional. La enfermedad del miedo se manifiesta a través del enfado, del odio, de la tristeza, de la envidia y de la hipocresía, y el resultado de esta enfermedad son todas las emociones que provocan el sufrimiento del ser humano. 

Todos los seres humanos padecen la misma enfermedad mental. Hasta podríamos decir que este mundo es un hospital mental. Sin embargo, esta enfermedad mental ha estado en el mundo desde hace miles de años. Los libros de medicina, psiquiatría y psicología la describen como un estado normal. La consideran normal, pero yo te digo que no lo es.

Cuando el miedo se hace demasiado intenso, la mente racional empieza a fallar y ya no es capaz de soportar todas las heridas llenas de veneno. Los libros de psicología denominan a este fenómeno enfermedad mental. Lo llamamos esquizofrenia, paranoia, psicosis, pero la verdad es que estas enfermedades aparecen cuando la mente racional está tan asustada y las heridas duelen tanto, que es preferible romper el contacto con el mundo exterior.

Los seres humanos vivimos con el miedo continuo a ser heridos y esto da origen a grandes conflictos dondequiera que vayamos. La manera de relacionarnos los unos con los otros provoca tanto dolor emocional que, sin ninguna razón aparente, nos enfadamos y sentimos celos, envidia, o tristeza. Incluso decir te amo puede resultar aterrador. Pero, aunque mantener una interacción emocional nos provoque dolor y nos dé miedo, seguimos iniciando una relación, casándonos y teniendo hijos. 

Debido al miedo que los seres humanos tenemos a ser heridos y a fin de proteger nuestras heridas emocionales, creamos algo muy sofisticado en nuestra mente: un gran sistema de negación. En ese sistema de negación nos convertimos en unos perfectos mentirosos. Mentimos tan bien, que nos mentimos a nosotros mismos e incluso nos creemos nuestras propias mentiras.



CON EL TIEMPO...

J L Borges

“Después de un tiempo, aprendemos… la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma Y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza aprender… que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos. Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Y aprende a plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende…

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo también aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sea como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese único instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, extrañarás inmensamente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado. Y aprendes que hay tres momentos en la vida que uno no puede remediar: la oportunidad que dejaste pasar, la cita a la que no asististe, la ofensa que ya pronunciaste…

Con el tiempo también aprendes sobre el dinero… y entonces comprendes que: puede comprarte una casa pero no un hogar, puede comprarte una cama pero no el sueño, puede comprarte un reloj pero no el tiempo, puede comprarte un libro pero no conocimiento o lo que necesitas aprender, puede comprarte una posición pero no sirve para tener respeto, puede comprarte medicinas pero no salud, puede comprarte sangre pero no vida, puede comprarte sexo pero no amor.

Con el tiempo también aprendes que la vida es aquí y ahora, y que no importa cuántos planes tengas, el mañana no existe y el ayer tampoco.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero infortunadamente... todo esto lo aprendes sólo con el tiempo…."

Jorge Luis Borges.