EL AJO





Apreciado

Miles de años antes de Cristo, se daba ajo cocido, como tónico entre los obreros, que trabajaban en las pirámides de los faraones.

Era utilizado por los egipcios habitualmente, en el amasado del pan y en la elaboración de algunos medicamentos; llegando a convertirlo en una divinidad.

También era muy apreciado por los Persas. Pitágoras, Einstein y Richelieu, declararon su afición a los platos preparados con éste condimento.

ESPACIO, TIEMPO, CONOCIMIENTO



En las enseñanzas budistas se habla de crear espacio y de la contemplación del espacio. Por ahora, tan sólo decir que el espacio relativo, al igual que el tiempo, es un concepto. El espacio a que se refieren las enseñanzas es el espacio primordial no contaminado por nuestras ideas de dentro, afuera, lejos, cerca, etc.

EL BALDE CHINO




Erase una vez, una anciana china que tenía dos grandes baldes para acarrear a casa  el agua de un cercano arroyo. Transportaba los baldes colgados  en cada extremidad de una gruesa vara  que cargaba sobre sus hombros. 

VIVIR EN REALIZACIÓN



Vivir la vida es como echarse a nadar en un lago. Ahí estaba yo completamente seca, mirando el amplio espacio lleno de agua. Desde afuera veo que no es cristalina, tiene ciertos residuos casi imperceptibles, quizás quedaron tras muchas zambullidas de otros nadadores, o tal vez sean parte del agua misma.

PERCIBIR EL SER



Aunque la identificación con el cuerpo es una de las formas más básicas del ego, la buena noticia es que también es la más fácil de trascender. Esto no se logra haciendo un esfuerzo por convencernos de que no somos cuerpo, sino dejando de prestar atención a la forma corporal externa y a las formas mentales del cuerpo (bello, feo, fuerte, débil, demasiado gordo, demasiado delgado) para centrar la atención en la sensación de vida que lo anima. 

SIN EMOCIONES...SIN CONCIENCIA







La nave circular surcó los cielos silenciosa, colocándose encima de mi casa.


Yo, que permanecía perpleja observando sus suaves movimientos, me quedé aturdida cuando comprobé cómo un rayo de luz que procedía de uno de sus costados, destruía la construcción que mi familia habitaba.

LOS BENEFICIOS DE LA LUZ SOLAR




En general, una correcta exposición a la luz solar, aumenta las defensas y nuestro nivel de salud. 

El hombre es un ser que tiene necesidad de luz para conservar su salud, puesto que. en su justa proporción, esta luz es una medicina. Es verdad que la luz solar puede provocar cáncer de piel, pero existen numerosas pruebas que documentan cómo una correcta iluminación puede curar enfermedades, como osteoporosis, esclerosis múltiple, algunos tipos de cáncer (colon, ovarios, próstata, pecho), diabetes y enfermedades cardiovasculares.

LA RUTA DE LA VERDAD



Entrevista con Sri Ramana Maharshi.


...Nos encontramos frente a un hombre anciano, de aspecto bondadoso, ingenuo y casi infantil, pero profundamente emaciado y enfermo.

LA RANA . La Fuerza de la Palabra.


Había, una vez, un grupo de ranas que  viajaban, croando, alegremente, de charco en charco, cuando varias de ellas cayeron en un hoyo muy profundo.

¿QUIEN SOY YO?



Recuerdo que de adolescente me quedaba mirando largamente mi reflejo en el espejo del baño y pensaba: "ese de ahí no soy yo". Este pensamiento me producía un gran desasosiego. Veía mis ojos reflejados, mi cara... y sin embargo sentía que no era yo; no podía identificarme con mis ojos, con mi boca o con mi piel. La cara reflejada era la mía, pero no era yo. Todo aquello me parecía muy raro, como si sólo me ocurriese a mí y nadie me pudiera entender, y me preguntaba: ¿quién soy yo?

LAS MORERAS EN FLOR



El gran secreto a voces del universo es que nada es inexplicable. Todo está ante nosotros para que lo contemplemos y descubramos el camino de “vuelta a casa”, para recuperar nuestro “rostro originario”, nuestra “verdadera naturaleza” junto al “viejo anfitrión”. Todas son expresiones del viejo Taoísmo transformado en Chan por el Budismo y que tanto habría de influir en la sabiduría universal, después de su paso por el shintoismo del Japón que lo revistió de la profunda elegancia del Zen.